Cultura y Espectáculos, Internacional, Mérida, Nacional, Portada, Yucatán

Xtabay, una comisaría cautiva por el tiempo y una leyenda maya

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Habitan 119 personas de apellido Uh, Chi y Valencia, relata el comisario y confirma apariciones de la hermosa bruja de pelo negro hasta los tobillos

Por Martha López Huan

El comisario de Xtabay, perteneciente a Tahmek, Miguel Uh Pech, cuenta a Contacto Noticias la historia de la bruja hermosa de pelo largo hasta los tobillos que castiga a los hombres. (Martha López Huan)

Las calles de la comisaría Xtabay, perteneciente al municipio de Tahmex, muestran el esplendor de antaño, cuando el henequén era el oro verde.

Visitar la pequeña comunidad, ubicada al Oriente de Yucatán por la carretera a Cancún, es adentrarse al pasado y quedar cautivos por el tiempo.

De las empedradas calles se levantan dos majestuosos edificios.

Primero está el Castillo de la Xtabay, la hermosa mujer de pelo largo que, según la leyenda del pueblo maya, sale por las noches en busca de hombres, principalmente por los aficionados a las bebidas embriagantes.

En frente del castillo, se erige una desfibradora monumental del mismo color rojo ocre, que durante la época del Porfiriato (1876 a 1911) dio trabajo a los antiguos habitantes del Mayab, ya que la producción del henequén se vendía en Estados Unidos y otros países de Europa.

–El auge de Kí, henequén en lengua maya, fue monumental, les iba muy bien a nuestros abuelos –cuenta Jorge Armando Cauich Díaz, un habitante de Tahmek, orgulloso de sus raíces.

Recuerda que los abuelos comentaban que compraban piñas de henequén para sembrar y otros para vender, “fue un momento histórico para el oro verde” en la comisaría Xtabay.

Sin embargo, de ese tranquilo lugar surge la leyenda de la Xtabay, una mujer llamada Utz-Colel que era casta, pura, hermosa y de corazón frío que no soportó que de la tumba de su bella hermana Xkeban surgiera un aroma delicioso y la flor de Xtabentún, porque la pecadora se entregaba a los hombres.

Se cuenta que cuando murió Utz-Colel pactó con la muerte regresar y vengarse de los hombres, porque de su tumba surgió un aroma fétido y el tzcam, una especie de cactus con flores hermosas, pero sin aroma.

Utz-Colel consideró injusto que de su tumba surgiera un olor fétido, porque ella era pura, jamás fue mancillada por los hombres.

La leyenda de Utz-Colel, la bruja hermosa de pelo largo hasta los tobillos que se convirtió en Xtabay, sigue vigente en pleno siglo XXI en Yucatán.

–La Xtabay es una mujer hermosa que te lleva si estás borracho, mi abuelo me contaba que se aparece como alguien de tu familia, te embruja y te hace creer que es tu esposa o tu hermana para llevarte a una cueva donde hay tzacam –revela el comisario Miguel Uh Pech.

En entrevista exclusiva, a las puertas de su hogar en la comisaría Xtabay, don Miguel asegura que nunca se le ha aparecido, “pero me cuentan que la bruja nunca te da la mano, te dice: ´vamos, vamos, vamos´ y te empuja donde están las espinas de tzacam”.

Confirma que en esa ex hacienda henequenera, donde está el Castillo de la Xtabay surgió la leyenda, “los abuelos contaban que se aparecí mucho, ahora no tanto”.

El Castillo de la Xtabay, que ha servido como locación de películas y cortometrajes, tiene tres niveles, inusual a las ex haciendas henequeneras de Yucatán. (Martha López Huan)

–La comisaría Xtabay es tranquila, apenas tenemos 119 habitantes contando hasta a los niños –dice el comisario y agrega que la mayoría de los adultos se dedica al campo, específicamente al corte de penca, y la albañilería.

Estar en la plaza principal es como quedar cautivo en el tiempo, “hay mucha tranquilidad, aquí no hay malicia, vivimos muy bien, no hay problemas. Incluso, el servicio de energía eléctrica lo bajaron hace 23 ó 27 años. Nos dormíamos a las 6 de la tarde”.

Las 119 personas pertenecen a las familias Uh, Chi y Valencia, “éstos últimos llegaron de Cuernavaca, nosotros somos mayas”, añade con orgullo don Miguel, quien aprovechó para recalcar que Xtabay es un sitio tranquilo, aunque su nombre sea el de una hermosa hechicera que castigaba a los hombres.

La alcaldesa de Tahmek, Neyma Heredia Leal, confirma las palabras de Jorge Armando Cauich Díaz y del comisario Miguel Uh Pech, “ese lugar de leyenda fue muy importante para el cultivo del henequén”.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuántas hectáreas conforman Xtabay, “porque las tierras de la comisaría están más atrás, cerca de las ruinas de Aké y han pasado de generación en generación”.

Sobre el Castillo de la Xtabay, se desconoce a los verdaderos propietarios, “porque el lugar se otorgó por derecho de posesión y al parecer no hay títulos legales, quizá hay un título rústico del ejido”.

Y sobre la desfibradora, al parecer fue adquirido recientemente por un banco, “no sabemos más”.

Xtabay es una comunidad histórica en el que el Covid-19 no se apareció ni de chiste, “pertenece a Tahmek, un municipio que antes del Coronavirus era visitado por cientos de turistas nacionales e internacionales que participaban en la Feria del Globo”.

Además, la alcaldesa revela que debajo del parque principal “hay un cenote que no está explotado y somos famosos por la canción de Puruxón Cauich y por los deliciosos panuchos que se pueden conseguir hasta en tres pesos”.

Heredia Leal anticipa que en los próximos meses se podría retomar el proyecto de un Tour que incluiría Tahmek, Xtabay, Muna, Izamal y otros sitios de interés, “porque nosotros estamos en un punto central entre los cenotes y esas comunidades”.

La ex hacienda de la Xtabay tiene varios «mecates», se desconocen cuántas hectáreas tiene, ya que las tierras llegan hasta las ruinas de Aké. (Martha López Huan)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 6 = 4