Cultura y Espectáculos, Internacional, Yucatán

Un disco de fuego marca el inicio de la primavera en Dzibilchaltún

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather


Kim llega poderoso a las 6:10horas, acompañado de los cánticos de diversas aves

 

Por Martha López Huan

 

Los rayos de Kin, el dios maya del Sol, iluminaron con potencia el Templo de las Siete Muñecas en la zona arqueológica de Dzibilchaltún, ubicado al norte de Mérida, para dar paso a la primavera 2021.

El disco de fuego llegó poderoso y resplandeciente a las 6:10 horas para confirmar uno de los fenómenos arqueo-astronómicos que descubrieron en 1985 el arqueólogo Víctor Segovia Pinto (+) y el astrónomo Eddie Salazar Gamboa, en ese sitio que data del 700 d.C.

Desde el enorme Sacbé, enmarcado por el cántico del pájaro Thó, yuyas, loros, chachalacas y otras aves que habitualmente se observan desde ese sitio ecoarqueológico, el astro rey subió poco a poco hasta el Templo de las Siete Muñecas, edificio que debe su nombre a una ofrenda de siete muñecos burdos de barro que se encontraron en su interior.

La construcción, alineada a través de un Sacbé a la Plaza Central de Dzibilchaltún, es una planta cuadrangular, con una cámara central, rodeada por un corredor, cuyo techo formaba una torre.

El templo cuenta con cuatro accesos y una ventana a cada lado de sus entradas, lo que le da el carácter de observatorio astronómico.

Además, tiene escaleras de acceso por sus cuatro lados.

El friso del edificio estuvo decorado con ocho mascarones estucados sobre una base de piedra tallada y dos serpientes entrelazadas.

Tenía glifos, cuentas, plumas y animales marinos en estuco modelado.

En el 800 de d.C fue rellenado con piedras y tapado con la construcción de otro edifico mayor, cuyos restos aún lo cubren en parte.

El recorrido desde el Sacbé comenzó a las 5:58 horas cuando salió el Sol.

“La presencia de Kin, este 20 de marzo, en Dzibilchaltún marca el fin del invierno y el principio de la primavera”, dijo el periodista Didier Madera Alpuche, compilador del Calendario Arqueo-astronómico del matemático Eddie Salazar Gamboa.

Durante unos 35 minutos y desde varias partes del Sacbé, los seis periodistas acreditados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Secretaría de Fomento Turismo de Yucatán (Sefotur) observaron el fenómeno solar.

La belleza inigualable de las diversas etapas del Sol, que entró a por la puerta Oriente, iluminó el cuarto obscuro y salió por el Poniente, confirmó el poder de Kin que se adueñó del Templo de las Siete Muñecas, “empujando” con fuerza las enormes nubes del Frente Frío número 43.

Los antiguos pobladores de Dzibilchaltún construyeron el Templo en línea recta a la Plaza Central del sitio, que cuenta con edificios que marcan tres momentos determinantes de su historia: construcciones prehispánicas, de la época Colonial y hacendaria.

Aunque el sitio estaba habitado desde el año 200 d.C., el edificio de Las SieteMuñecas se construyó cinco siglos después, pero hasta ahora no saben si fungió como vivienda de una familia pobre o de una persona de la alta sociedad.

De acuerdo con las autoridades del INAH y Sefotur, el fenómeno se podrá observar este 21 de marzo, pero la entrada estará restringida para evitar la propagación del Coronavirus.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

70 + = 80