Cultura y Espectáculos, Yucatán

Uh viste de plata la zona arqueológica de Chichén Itzá

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather
 
La Serpiente Lunar baja esplendorosa en el Castillo, como calculó el astrónomo Eddie Salazar Gamboa 

Por Martha López Huan

La madrugada de este 7 de abril se registró en el Castillo de Chichén uno de los fenómenos arqueo astronómicos más bellos e inaccesibles para el turista y los habitantes de Yucatán: la Serpiente Lunar.
La protagonista es Uh, la diosa maya de la Luna, que ilumina con todo su esplendor la zona arqueológica de Chichén Itzá.
Cerca de la una de la madrugada, la luz de Luna comienza a arropar con su brillantez los edificios, cómo si los vistiera de plata, mientras a lo lejos sonidos indescriptibles se unen a la  magia. 
Es magia, no hay otra palabra.
La magia del 7 de abril de 2020 se registró igual que hace 27 años cuando el arqueólogo Víctor Segovia Pinto (+) y el astrónomo Eddie Salazar Gamboa descubrieron el paso luminoso de la Serpiente Lunar por la alfarda norte del majestuoso edificio que llaman una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.
Cada rincón de la zona arqueológica se llenó de luz y los bellos sonidos de la Madre Tierra, aunados a algunos ladridos de los acompañantes de los custodios del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) parecían rendir tributo a Uh, cuya brillo crecía a cada minuto.
La magia te envuelve y hace mirar el cielo para descubrir sobre el Castillo de Chichén Itzá una corona de estrellas y planetas, cuya belleza  te transporta al pasado.
La belleza nocturnal te convierte en un ser privilegiado, como un sacerdote o un personaje de la realeza maya.
—Es que precisamente, esos fenómenos arqueo astronómicos sólo eran accesibles a la realeza maya, sacerdotes y sabios —explicó don Eddie Salazar, escritor y catedrático del Instituto Tecnológico de Mérida.
En el siglo XXI, “la Serpiente Lunar sigue siendo una belleza espectacular escondida por el horario y las medidas”, dijo don Eddie Salazar, quien calculó con precisión el fenómeno registrado este 7 de abril de 2020, igual que en 1993.
De 3 a 5:17 de la madrugada, la Luna Rosa mostró su poderío y brillantez, logrando que la Serpiente Emplumada bajara formando, uno a uno, los siete triángulos de la alfarda norte del Castillo de Chichén Itzá.
El fenómeno astronómico confirma la sabiduría que los mayas tenían por el cosmos y las matemáticas, plasmadas en sus códices.
Este fenómeno arqueo astronómico se registra dos veces al año en Chichén Itzá: primero, de marzo a abril y de septiembre a octubre, pero a diferencia del fenómeno solar que se da varios días en esos mismos periodos, la Serpiente Lunar sólo aparece un día, por eso se destaca el cálculo preciso y exacto del astrónomo Eddie Salazar Gamboa.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

97 − 94 =