Home » Cultura y Espectáculos » Tony Camargo regala su voz a Mérida

Tony Camargo regala su voz a Mérida

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

A 13 lustros de la grabación del El Año Viejo, la canción es una joya de la música mexicana

Por Martha López Huan

El cantante mexicano Tony Camargo , quien llegó a Mérida hace 30 años, regala su voz  y bendiciones a la capital yucateca, que el próximo 6 de enero celebrará su 477 aniversario, “no puedo regalar otra cosa, porque no soy hombre de dinero ni de poder”.

Sin embargo, sonríe al admitir: “Soy rico por el cariño y amor que me brindan los yucatecos; no tengo cómo pagar la forma en que me abrieron las puertas de su corazón “.

Don Antonio Camargo Carrasco, quien nació el 1 de junio de 1926 en Guadalajara e hizo famoso el tema El Año Viejo, nos abre las  puertas de su hogar ubicado a una cuadra de la Iglesia San José de la Montaña, en el centro de la capital yucateca, para hablar del éxito de El Año Viejo, que se ha convertido en una joya musical de Latinoamérica.

El intérprete, quien desde hace 30 años canta jaranas, guarachas y boleros en la Orquesta del Ayuntamiento de Mérida, pide al público del mundo que brinde alegría a sus seres queridos, “es un deseo tan grande como el que tengo de seguir cantando”.

“¿Se imaginan que me pagan por hacer lo que tanto me gusta?”, dice y comparte algunos recuerdos de su hogar, como una enorme imagen del artista que sirvió para la portada del disco que grabó en 1953.

–Francamente no esperé que la canción trascendiera, porque había grabado otras canciones como La bandolera, La engañadora y Partido por la mitad, pero tuve la fortuna que al público le gustara ese tema –revela el cantante que vuelve a agradecer por vivir en Mérida.

La llegada del jalisciense a Mérida no fue fortuita, ya que su esposa Gilda Guadalupe González Cetina, quien murió hace unos años era yucateca, “nosotros nos venimos a radicar en septiembre de 1988, cuando el huracán Gilberto azotó la Península”.

Desde entonces se integró a la Orquesta Jaranera del Ayuntamiento de Mérida, “ahora estoy jubilado, pero algunas veces la Comuna me hace el favor de invitarme a cantar, sobre todo a finales de año”.

Don Tony Camargo, quien ahora tiene 92 años de edad, lamenta no haber conocido al autor de El Año viejo, el colombiano Crescencio Salcedo, “sé que murió hace poco, hubiera sido un privilegio”.

Como si su mente retrocediera hasta 1953, cuando grabó el tema cuyo estribillo “Me dejó una chiva, una burra negra, una yegua blanca y una buena suegra” resuena en los hogares de Hispanoamérica, el cantante originario de Jalisco recuerda que la partitura la trajo de Caracas junto con otras, “pero sólo pegó El Año viejo”.

Sus recuerdos afloran de nuevo hasta la edad de siete años, “desde ahí comencé a cantar en las fiestas familiares y no he parado gracias al cariño del público, así que sólo me resta agradecerles por tanto apoyo. Ahora ya saben por qué yo no olvido Año Viejo…”, dice y su rostro se vuelve a iluminar con una sonrisa.

La soledad reina en el hogar del cantante mexicano, que casi no puede ver, pero la ignora “cuando pongo mis canciones o cuando la gente me saluda como si fuera el artista de moda”.

Al final de la entrevista pide un deseo: “que la felicidad los abrace siempre, que tengan éxito y salud en el 2019 y que nunca olviden El Año viejo”.

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*