Yucatán

Resalta Procivy saldo blanco y acciones de prevención en esta temporada de huracanes

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Previo a culminar la temporada de huracanes 2020, el próximo 30 de noviembre, la Coordinación Estatal de Protección Civil (Procivy) resaltó el saldo blanco, así como las labores preventivas y de apoyo antes, durante y después de los eventos ciclónicos, reflejo del compromiso de quienes integran el Consejo Estatal de Protección Civil de Yucatán que preside el gobernador Mauricio Vila Dosal.

El titular de la instancia, Enrique Alcocer Basto, expuso que si bien ha sido histórico el registro de 31 sucesos meteorológicos en este año, lo más importante a destacar son las medidas de prevención como valor y prioridad en las acciones de la población yucateca.

Ante los daños en carreteras, caminos, viviendas, cultivos, huertos, granjas, apiarios y viviendas, causados por tormentas y lluvias intensas, es importante destacar que el Gobierno del Estado no escatimó recursos para respaldar a las y los habitantes del territorio en este periodo de contingencia sanitaria, recalcó.

En el corte de ciclones tropicales en el Océano Atlántico, Mar Caribe y Golfo de México, el periodo cierra con el récord histórico de 13 huracanes, seis de estos muy intensos, 17 tormentas tropicales y una depresión tropical para un total de 31 ciclones tropicales, siendo que el promedio histórico es de 12 ciclones tropicales al año.

Los estragos propiciaron una amplia movilización de las instancias de los tres niveles de gobierno, empresas privadas y organismos de la sociedad civil que conforman el Comité Estatal de Emergencia del Consejo de Procivy que, una vez convocado, se mantuvo en sesión permanente prácticamente en toda la temporada, destacó Alcocer Basto.

También extendió su amplio reconocimiento al personal de las bases de Protección Civil desconcentradas en la entidad, por las acciones preventivas desplegadas, el intenso traslado de personas, equipos e insumos a los albergues y las tareas de atención a la población, las cuales todavía no culminan.

Resaltó también el compromiso del Ejército Mexicano y la Marina, así como de los bomberos y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Cruz Roja y de los comités de Protección Civil municipales que, sin reservas, desplegaron elementos y equipos para atender a la ciudadanía.

Afectaron directamente al estado las tormentas tropicales Amanda, originada en el Océano Pacífico; así como Cristóbal, Gamma, y los huracanes Delta y Zeta. El Consejo de Procivy se mantuvo en sesión permanente en ese periodo y en cada ocasión fue convocado el Comité Estatal de Emergencias.

Conforme a los registros, el 3 de junio, Cristóbal tocó tierra en Campeche y, en su lento recorrido sobre la península hacia el Golfo de México, propició inundaciones y afectó severamente el campo yucateco, por lo que se emitieron dos declaratorias de emergencia para 64 municipios por lluvia severa e inundación pluvial.

Por Gamma y Delta se activaron otros dos de estos mecanismos, por afectaciones por lluvia severa, inundación pluvial y huracán para 34 demarcaciones, y por Zeta y el frente frío número 9 se emitió por las mismas causas para ocho municipios. Con antelación, Procivy reforzó las capacidades de las coordinaciones locales para realizar sus propias tareas.

En todas las contingencias, la dependencia aplicó en tiempo y forma los protocolos para atender y evacuar a la población de las zonas de riesgo y aplicó las medidas sanitarias para evitar contagios de Covid-19, tanto en el traslado como en su estancia en los refugios, en coordinación con la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY).

Asimismo, los cuidados médicos, el abasto de kits de protección, cloración de tinacos y cisternas, además de que personal de vectores aplicó larvicidas y estrategias de fumigación y control.

Estos albergues estatales se abastecieron de alimentos con anticipación, gracias a la buena coordinación con el Instituto para la Seguridad Social de los Trabajadores (Isstey).

En cada alertamiento que se originó, sesionó el Comité Estatal de Emergencias del Consejo de Protección Civil, en donde se dieron las respuestas a las afectaciones que ocasionaron las tormentas y huracanes que afectaron a Yucatán. En cada contingencia, el gobernador Vila Dosal dio las instrucciones a las instancias correspondientes para que sumaran esfuerzos con autoridades municipales y federales, para salvaguardar la vida y el patrimonio de la población.

Desde que se informó sobre la probabilidad de afectación de cada uno de los fenómenos, se presentaron de la SSP, tanto policías como bomberos y paramédicos, que participaron en tareas de apoyo en comunidades vulnerables, además de la limpieza y desagüe de calles, dando especial atención a las que quedaron incomunicadas y efectuando labores de abastecimiento de agua y víveres, así como reubicación de familias en refugios temporales o casas de parientes.

Además, el Cuerpo de Bomberos fue de gran apoyo al atender situaciones de árboles caídos u otros obstáculos para el tránsito peatonal y vehicular, en carreteras, avenidas y calles; el de Paramédicos se encargó de trasladar a las personas que tienen alguna enfermedad a lugares seguros.

La SSP mantuvo vehículos y personal en sitios afectados o potencialmente en riesgo, para contribuir a la evacuación de la gente, en especial de niñas y niños, personas adultas mayores y con discapacidad. Además de atender a la población a través del número de emergencias 9-1-1

En cuanto a la Fiscalía General del Estado (FGE), sus agencias de la entidad se mantuvieron con personal y abiertas las 24 horas del día.

Las labores de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (Segey) se enfocaron en supervisar los albergues que se habilitaron en escuelas de distintos municipios, con el objetivo de verificar que los planteles tuvieran las condiciones para garantizar la seguridad.

Igualmente, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán estableció centros de acopio en sus instalaciones y transportó lo recolectado como paquetes alimentarios, productos de higiene y diversos bienes, hacia las poblaciones que en su momento quedaron bloqueadas.

La Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) se dio a la tarea de reunirse con los alcaldes de los municipios con las necesidades más apremiantes en los sectores agrícola, apícola y ganadero; además de llevar alimentos, a través del programa Yucatán Solidario, a los albergues.

Asimismo, el Instituto del Deporte del Estado (IDEY) apoyó con el traslado de personas, distribuyó cobertores, colchonetas y despensas, entre otros bienes.

También, integrantes de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) recorrieron las zonas afectadas para entregar cobertores y alimento, así como supervisar que los albergues provisionales habilitados estén correctamente acondicionados.

Cada dependencia coordinó acciones con la Sedesol para atender, junto con las autoridades locales, a las y los afectados por estas contingencias.

Personal del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecytey), el Instituto de Educación para Adultos (Ieaey), el Patronato para las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur), el Colegio de Educación Profesional Técnica (Conalep), el Sistema Nacional de Empleo Yucatán (SNEY) también se sumaron a estos trabajos.

Igualmente, las Secretarías de las Mujeres (Semujeres), de Fomento Económico y Trabajo (Sefoet) y de Investigación, Innovación y Educación Superior (Siies), el Instituto de Vivienda (IVEY) y la Casa de las Artesanías (CAEY) supervisaron la seguridad y los servicios en los refugios, participaron en la evacuación, repartieron cobertores y despensas, y sirvieron comidas diarias.

También recorrieron comunidades y abrieron caminos obstruidos por árboles tirados, habilitaron albergues, y constataron que los habitantes de los municipios en riesgo se encontraran protegidos y a salvo, todo en coordinación con el Ayuntamiento anfitrión.

La Secretaría de Pesca y Acuacultura Sustentables (Sepasy), estuvo a cargo de los municipios costeros para evaluar daños y acercar los recursos del Ejecutivo.

La Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay) mantuvo el suministro al 100 por ciento antes, durante y después del paso de los meteoros, además de apoyar con equipo, maquinaria y materiales para los desazolves.

En este tema, elementos de Procivy también se dieron a estas tareas de desazolve y distribución de agua potable en diferentes zonas; mientras que la Seder mandó maquinarias perforadoras de pozos, así como los Institutos para la Construcción y Conservación de Obra Pública en Yucatán (Incoppy) y para el Desarrollo de la Infraestructura Física Educativa y Eléctrica (Idefeey) dispusieron de seis perforadoras de pozos y ocho pipas, para ayudar en la ciudad de Mérida.

La actividad registrada este año fue superior a los estándares promedios y al pronóstico de 13 a nueve ciclones con nombres expuestos el 1 de junio por el director del Centro Nacional de Huracanes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos de América, Ken Graham.

Como dato singular, Alcocer Basto recordó que en 2019 hubo cero alertamientos por la cercanía de un evento. En contraste, en la temporada 2020, se formaron ciclones tropicales a un ritmo jamás registrado, de tal forma que fueron utilizadas letras del alfabeto griego para denominarlos pues la lista preasignada sólo llegó a 21 nombres.

Si bien, la temporada de ciclones tropicales en Atlántico abarca del 1 de junio al 30 de noviembre, el titular Procivy recomendó estar atentos a los comunicados del Centro Estatal de Monitoreo y Alertamiento, ya que siempre está latente la posibilidad de un evento climatológico con efectos adversos, pues aún es posible que se desarrollen tormentas adicionales este año, aunque, según pronósticos, se formarían lejos de nuestro territorio y serían de poca intensidad, por lo que se mantendrá de forma permanente la vigilancia.

Finalmente Alcocer Basto, agradeció a las y los yucatecos que hicieron caso a los avisos emitidos, que confiaron en los alertamientos y la información emitida por el Gobierno del Estado, y que acataron las medidas que se tuvieron que implementar para salvaguardarlos.

Esta temporada también fue peculiar en los pronósticos de trayectoria, pues fueron muy erráticas; conforme los pronósticos iban cambiando, nosotros también teníamos la capacidad de ir ampliando el operativo de tal manera, que en donde se presentaron las afectaciones siempre estuvo desalojado al cien por ciento, las zonas fueron evacuadas con suficiente anticipación y capacidad, factores que contribuyeron a que tuviéramos un saldo blanco en un año sin precedentes, concluyó.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 75 = 79