Salud, Yucatán

Niños, jóvenes y adultos yucatecos ya pueden oír de nuevo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Desde que nació, la pequeña Britanny Jannet Kú Mena solo puede percibir sonidos muy fuertes, lo que le ha impedido aprender a hablar como cualquier otro niño, limitando su desarrollo social y su aprendizaje en la escuela.

A sus 4 años, Britanny Jannet apenas puede pronunciar palabras cortas como “mamá” y “papá”, situación que le ha hecho difícil su adaptación a la escuela, ya que no se encuentra al nivel de sus compañeros y la mayoría de las veces se siente incomprendida, pues su única manera de comunicarse es a través de ademanes y señas que ha implementado con su familia.

Pero esta situación está a punto de cambiar, pues este día recibió un par de aparatos auditivos que, sin duda, van a transformar su vida, ya que su audición mejorará mucho y, junto con terapias de lenguaje y ayuda especializada, poco a poco irá desarrollando su capacidad del habla, lo que es posible gracias a que está recibiendo atención a tiempo y de forma oportuna.

La pequeña, originaria de Uayalceh, comisaría de Abalá, fue una de un grupo de personas que recibieron del gobernador Mauricio Vila Dosal sus auxiliares auditivos como parte del programa “Oír Bien Hace la Diferencia”, aparatos que cambiarán significativamente sus vidas hasta por 10 años, pues si se les da los cuidados adecuados, llegan a tener hasta una década de vida.

Acompañado de la presidenta del DIF Yucatán, María Cristina Castillo Espinosa, el gobernador visitó el salón de usos múltiples del Centro de Desarrollo Familiar Urbano (CDU) “Humberto Lara y Lara”, donde se estaba realizando el proceso de adaptación de los aparatos auditivos a los beneficiarios de este esquema.

Ahí, Vila Dosal se acercó a escuchar las historias de los niños, jóvenes y adultos que recibieron este apoyo, quienes le hicieron saber la forma tan importante en que estos aparatos transforman su vida diaria.

El gobernador realizó un recorrido por la unidad móvil de audiometría y las áreas de registro, ostoscopia y limpieza de oídos, toma de medidas y moldes, programación y adaptación de aparato auditivo y capacitación para su uso, donde atestiguó la atención humana y de calidad que especialistas brindaron a los beneficiarios.

Sobre el caso de Britanny Jannet, su mamá, Mayra Jannet Mena Euán, comentó que hace un año, comenzó a preocuparse porque la pequeña no hablaba, además que no prestaba atención cuando se le llamaba y se frustraba cuando no podía comunicarse, inquietud que compartió al personal del preescolar al que asiste, quienes la animaron a buscar asistencia especializada y acercarse al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán.

“En mi casa nos dimos cuenta que no escuchaba porque no nos hacía caso, le teníamos que gritar y a veces ni así lo notaba. Ella aprendió a comunicarse por señas que ella inventó y que ya conocemos, pero no siempre comprendemos lo que nos quiere decir”, explicó Mena Euán.

Ahora, saber que su hija tendrá la oportunidad de llevar una vida normal y desarrollarse a la par de los niños de su edad, gracias a que está siendo atendida a tiempo y cuenta con las herramientas necesarias, es un gran alivio para Mayra Jannet, quien destacó lo fácil y rápido que fue acceder a este esquema.

“Estoy muy feliz desde que me dijeron que ya se lo iban a entregar y yo sé que ella va a estar muy emocionada porque nos va a poder escuchar mejor y la va a ayudar en su crecimiento”, indicó.

La madre de 4 hijos agradeció la ayuda que está recibiendo por parte del Gobernador para su pequeña, ya que, de no ser por este apoyo gratuito, para ella sería muy difícil conseguir el dinero para darle a Britanny los aparatos que necesita, pues hace tan sólo un año se quedó sola debido al fallecimiento de su esposo.

En su visita al CDU “Humberto Lara y Lara”, Vila Dosal también saludó a Midory Pérez Gil, otra de las beneficiarias del programa “Oír Bien Hace la Diferencia”, pues después de 6 años pudo cambiar sus aparatos auditivos a unos que van de acuerdo a su medida y sus necesidades actuales.

La adolescente de 12 años tiene discapacidad auditiva congénita y ya lleva media vida tomando terapia de lenguaje gracias al apoyo del DIF estatal, lo que le ha permitido llevar una vida normal y desarrollar en gran medida su capacidad de expresarse mediante el habla.

“Me siento contenta y gracias a los auxiliares porque ya escucho mucho mejor. Antes tenía que subirle mucho el volumen a la televisión para poder escucharla y en la escuela no podía oír a mis maestros”, señaló.

A través del esquema “Oír Bien Hace la Diferencia”, que promueve el gobierno de Mauricio Vila Dosal, personas como Britanny y Midory tienen la oportunidad de mejorar su forma de vida y desarrollarse mejor.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *