Cultura y Espectáculos, Internacional, Mérida, Nacional, Portada, Último momento, Yucatán

La Universidad de Campeche reconoce 44 años de trayectoria del arqueólogo Alfredo Barrera Rubio

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Al recibir el premio en el marco del XXXI Encuentro Internacional de los Investigadores de la Cultura Maya 2021, brinda resultados de sus investigaciones en Kulubá, la zona arqueológica de Yucatán que pronto abrirá al público

Por Martha López Huan

Es un honor que la Universidad de Campeche y un grupo de colegas que participan en el XXXI Encuentro Internacional de los Investigadores de la Cultura Maya 2021, que se realiza del 8 al 12 de noviembre en esa ciudad, hayan considerado que mi trayectoria tiene los elementos para brindarme un reconocimiento, manifestó el doctor, escritor y arqueólogo Alfredo Barrera Rubio, del Centro INAH-Yucatán.

“Significa mucho para mí, por todo el trabajo realizado desde hace 44 años en la arqueología de la Península de Yucatán”, agregó.

En entrevista exclusiva, el autor del libro “En busca de los antiguos mayas. Historia de la Arqueología en Yucatán”, también habló del XXX Encuentro Internacional de Investigadores de la Cultura Maya, cuya edición 2021 se titula “La cosmovisión maya: amenazas y resilencias”, donde presentó la conferencia magistral “Esplendor y conflicto de una urbe maya: el caso Kulubá”.

Ante colegas e investigadores, el doctor en Arqueología presentó los datos más recientes de las investigaciones realizadas en Kulubá, zona arqueológica ubicada al Oriente de Yucatán, “que tiene todos los elementos para que pueda ser visitada”.

De hecho, se espera que en los próximos meses Kulubá se convierta en el sitio arqueológico número 18 de Yucatán abierto al público.

El ganador de la Medalla Yuri Knorosov habló del apogeo de Kulubá y la dinámica del sitio maya cuando llega gente externa, como los itzáes, cuya presencia da lugar a la decadencia por la colonización.

“Lo que quiero dar a conocer es que Kulubá tuvo un apogeo y sufre un impacto por la colonización, por eso surge un conflicto”, precisó al dar a conocer los elementos arqueológicos que sustentan la presencia de los itzáes en ese sitio que se ubica en Tizimín.

“La presencia de los itzáes en Kulubá no fue pacífica, hay elementos que demuestran que fue violenta y eso marca un parte-aguas en el sitio, y se da en el Clásico Tardío (600 a 900 d.C.) y Clásico Terminal (850 a 1,050 d.C.)”, aseguró el investigador yucateco.

Los resultados que brindó corresponden a la excavación de cuatro estructuras denominadas el Palacio de los Pilares, la Plataforma de los depósitos, el Altar de los Depósitos y la Plataforma de los sacrificios, cuyo resultado final muestra la belleza arquitectónica y cosmovisión de los mayas.

En Kulubá, el arqueólogo Alfredo Barrera Rubio, Doctor Honoris Causa por la Universidad de Rusia, trabajó durante siete meses, analizando materiales, investigando, “fue una oportunidad para explorar y obtener nuevos elementos que nos dan información sobre el desarrollo de esa urbe maya del Oriente de Yucatán”.

“Pudimos descartar y consolidar una estructura de gran volumen alrededor de 55 metros de largo que denominamos el Palacio de los Pilares qué tiene alrededor de 8 metros en su basamento de altura y una gran bóveda con 15 pilares que forman una gran galería”, explicó.

Ese edifico indica que tenía una gran relación con la plaza principal de Kulubá que también se ubica en un lugar cercano a la gran rejollada que para los mayas era el portal a la entrada del inframundo.

Ese asentamiento maya también tiene una relación muy profunda la cosmovisión.

–¿Aún no hay fecha para abrir al público esa zona arqueológica?

–La fecha depende de las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia, nosotros terminamos los trabajos de campo y quedaron bien, como para que se pueda ver y admirar gran parte de la arquitectura de Kulubá, sólo le falta dotarlo de una infraestructura pequeña: el acceso pavimentado”, indicó.

Detrás de esta reja de madera aguarda un tesoro arquitectónico de los mayas: Kulubá, la zona arqueológica ubicada en Tizimín. (Martha López Huan)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − = 17