Cultura y Espectáculos, Yucatán

La OSY cerrará febrero con serenatas de Brahms y Dvořák en el Peón Contreras

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

En el programa IV de la Temporada XXXV destacan dos joyas del romanticismo musical

Por Martha López Huan

La Orquesta Sinfónica de Yucatán interpretará este fin de semana la Serenata No. 2 en La mayor, Op.16 y la Serenata para cuerdas, Op. 22, del alemán Johannes Brahms y del checo Antonín Dvořák, dos joyas del romanticismo musical.
El maestro Juan Carlos Lomónaco dirigirá el IV programa de la Temporada XXXV de conciertos en el Teatro José Peón Contreras el viernes 26 y el domingo 28 de febrero, a las 20 y 12 horas, respectivamente.
La orquesta resaltará en esos conciertos la memoria de su fundador, donAdolfo Patrón Luján, quien el pasado 17 de febrero recibió en homenaje póstumo la Medalla “Héctor Victoria Aguilar”, máxima presea que otorga el Congreso, a quienes se distinguen por su aportación al arte y la cultura deYucatán.
Su viuda Margarita Molina Zaldívar, presidenta del Patronato de la Orquesta Sinfónica, recibió en su honor el reconocimiento.
Por otro lado, los directivos de la Orquesta Sinfónica informaron que aplicarán las medidas de sana distancia, uso de cubre bocas y gel antibacterial, además de las labores de sanidad en el escenario recomendadas por las autoridades de salud para ese tipo de eventos.
Los boletos están disponibles en las taquillas del Teatro y ascienden a 100, 200, 250 y 300 pesos o se pueden adquirir en el sitiowww.sinfonicadeyucatan.com.mx
Sobre las obras del programa, se informó que impresionado por el legado de Beethoven, Johannes Brahms (1833-1897) escribió sus primeras obras de 1857 a 1860, como la Serenata No. 2 en La mayor, Op.16, la cual llama poderosamente la atención por su orquestación, ya que carece de timbales, trompetas y violines.
La calidez, las melodías graciosas y los animados ritmos cruzados distinguen a esta obra de cinco movimientos de Brahms, que esencialmente encajan en la definición de una serenata como música que subyuga y deja su impronta en la memoria de los oyentes.
La pianista Clara Schumann recibió de Brahms la serenata como regalo de cumpleaños, la cual mantuvo durante toda su vida entre sus obras predilectas, manifestando siempre que la ocasión lo permitía un especial afecto hacia estos pentagramas casi místicos, acordes con la herencia de las mejores serenatas de Mozart.
Del compositor checo Antonín Dvořák (1841-1904), la OSY interpretará otra de las favoritas del público, la Serenata para cuerdas, Op.22, la cual tiene desde el comienzo un efecto terapéutico para los intérpretes y para los oyentes.
Generalmente, las obras de grandes dimensiones contienen drama, tensión, conflicto, pero en este caso, con la fragilidad del Larghetto inaugural, en toda la composición hay calma y ciertos atisbos de melancolía, de tal forma que propicia total relajamiento y placer.
La Serenata para cuerdas en Mi mayor, Op. 22 fue compuesta en dos semanas (del 3 al 14 de mayo de 1875) y desde su estreno en Praga, se convirtió en una de las obras orquestales más populares de Dvořák hasta la fecha.
La obra de Dvořák es deliciosamente poética, intimista y de una extraordinaria inventiva melódica.
De cinco movimientos, el autor procuró la unidad del conjunto mediante una cadena de melodías intermitentes.
Como es habitual en su repertorio, esta música es tan gratamente insidiosa que, una vez que se ha escuchado, es imposible sacársela de la cabeza.
Los conciertos presenciales se transmitirán online y a través del Facebook y YouTube.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

66 + = 74