Cultura y Espectáculos, Internacional, Mérida, Nacional, Portada, Turismo, Yucatán

La magia de Forever Circus atrapa a chicos y grandes en Mérida

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Pope Pope revela que el palacio de las carpas regala un mundo diferente y que en ningún otro lugar se estimulan tanto los sentidos con los colores, aromas y sabores.- Elenco de primera

Por Martha López Huan

Luis Gaspar Mejía Flores, propietario de Forever Circus. (Martha López Huan)

El Forever Circus de Pope Pope que se ubica en la parte de atrás de Plaza Canek, en los terrenos que están a un lado de lo que alguna vez se llamó El malecón de Pensiones, tiene una magia que se percibe adentro y fuera del circo.

A lo lejos, la carpa asemeja un palacio iluminado, cuyos foquitos y personajes de Disney y Marvel invitan a pasear, a adentrarse al mundo de colores y luces brillantes.

De cerca, la magia se puede palpar.

Adentro, el mundo está lleno de colores brillantes y mientras caminas descubres un pequeño vestíbulo impregnado con el delicioso aroma de las palomitas y golosinas que embriagan tus sentidos.

La atención que brinda el equipo que comanda Luis Gaspar Mejía Flores, propietario de Forever Circus, es de primer mundo, como su elenco que conforman payasos, trapecistas, bailarinas y personajes salidos de películas.

Alrededor, entre butacas y palcos destacan las caras de los pequeños, “se ve que lo disfrutan, como si estuvieran en un mundo diferente”, dice Pope Pope que ha dejado por un momento su traje de payaso para vestirse de anfitrión.

No lo dice, pero el orgullo aflora en su rostro cuando escucha los aplausos que el público regala a los payasitos Chiflonito Kanicatu y Tintini o cuando los gritos inundan el circo con la actuación de los acróbatas que surcan el techo de la carpa azul con enormes estrellas rojas.

Los aplausos significan que Pope Pope, con su circo cargado de estrellas mexicanas de talla internacional, sí es profeta en su tierra.

La ovación significa que tantos años dedicados a la profesionalización de los payasos en el Sureste de México “ha valido la pena”.

Nandy, Angel y Raymond cautivan cada noche a los invitados al Forever Circus de Pope Pope. (Martha López Huan)

Los aplausos suben de tono con la actuación de Nancy Rodoger de Mazatlán, quien presume su habilidad con aros de colores que giran de acuerdo con el ritmo que marcan sus piernas, caderas, hombro y cabeza.

El equilibrista Luis Vidal también atrapó muchos aplausos y cortó suspiros al ofrecer un espectáculo con cuatro sillas, una sobre otra.

Buen equilibrio, sin duda, pero el público estaba impávido por la suerte del cirquero.

Angel Gutiérrez de Ciudad de México y Raymond Piller de Querétaro dejan sin aliento con sus acrobacias en las alturas.

Por separado, los artistas se mecen, columpian, brincan, saltan y se lanzan desde las alturas ocasionando que el público grite entre acto y acto.

También hubo sorpresas para los reyes del hogar, con el espectáculo de Benny y Beto, así como las botargas que recrearon a los personajes de Encanto, la película de Disney que narra la vida de una joven colombiana que se convierte en la guardiana de un lugar mágico.

Los 27 años de trayectoria de Pope Pope se reflejan en cada nudo, en cada centímetro de la carpa, se nota que nunca se había sentido tan feliz, porque ahora el Forever Circus es suyo, es su sueño cumplido, el anhelo de cualquier cirquero.

La felicidad que lo embarga lo hace ver un futuro prometedor después del paso del Covid-19: “después de Mérida reactivaremos nuestra gira por Quintana Roo, Campeche, Tabasco y otras ciudades de México”.

Cobijado por su familia, principalmente por su hijos y nietos, Pope Pope confirma que se siente profeta en su tierra, “soy Licenciado en Hotelería y me fue bien, pero nunca pensé en poner una Agencia de viajes, siempre quise tener un circo”.

Hoy, Pope Pope no tiene la cara pintada, pero sus mejillas son rosas por el orgullo infinito.

Y su nariz… es tan brillante como las estrellas de color rojo que adornan el techo de su palacio de carpa.

El circo estará hasta el 10 de julio en los ex terrenos de Mitza y los horarios varían.

De lunes a jueves la función es a las 19:30 horas. Los viernes, sábados y domingos Pope Pope los espera a las 18:30 y 20:30 horas.

Los precios de boletos por adulto ascienden a 200 (Palco), 150 (Butaca) y 100 pesos (Gradas). Los niños pagan 50 pesos en cualquier localidad, a partir de los tres años de edad.

Un elenco de calidad internacional. (Martha López Huan)
El equilibrista de manos Luis Vidal. (Martha López Huan)
Angel Gutiérrez el acróbata de Ciudad de México que dejó sin aliento a la multitud al mecerse en las alturas. (Martha López Huan)
Benny y Beto en su actuación en Forever Circus. (Martha López Huan)
El payaso Chifloncito se ganó el cariño del público, sobre todo al ofrecer un espectáculo dentro de un globo. (Martha López Huan)
El queretano Raymond Piller desgranó en las alturas 10 años de trayectoria. (Martha López Huan)
Muchos niños coincidieron en señalar que nunca habian visto un espectáculo de este tipo: un payasito juega y realiza acrobacias dentro de un globo. (Martha López Huan)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 + = 35