Cultura y Espectáculos, Internacional, Último momento

La danza pierde a su Prima Ballerina Assoluta: Alicia Alonso

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

La impulsora del ballet clásico fallece en Cuba, a los 98 años de edad después de larga dolencia

El mundo de la danza llora la partida de la Prima Ballerina Assoluta, Alicia Alonso, quien falleció este jueves 17 de octubre de 2019 en La Habana, Cuba, después de larga dolencia.
Cómo un homenaje a su partida, compartimos la entrevista exclusiva que brindó hace cuatro años en Mérida.

Alicia Alonso pide al mundo gozar la vida

La Prima Ballerina Assoluta contagia su entusiasmo, revela su sueño por cumplir y su dedicación al trabajo, “porque me siento útil”.- La sencillez de una Leyenda viviente de la Danza que triunfa en Yucatán con el Ballet Nacional de Cuba

Por Martha López Huan

Alicia Alonso es irrepetible, no sólo por su dominio magistral en todos los movimientos del ballet que la convirtieron en la Prima Ballerina Assoluta, ni porque el mundo la considera la Leyenda viviente de la Danza, mucho menos porque se convirtió en esa ave fabulosa que Alejo Carpentier describe en el poema que le dedicó; ella es única por el amor sublime que siente por la vida.

Hablando como si con sus palabras danzara, Alonso responde con un Allegro, uno de los pasos más enérgicos y entusiastas del ballet: Es que la vida es hermosa, ¡el mundo tiene qué gozarla! –dice y sus palabras se convierte en un con una voz llena de alegría y su rostro se ilumina, como en los ayeres en los que cautivó al mundo al transformarse en Giselle, Julieta, Carmen, la Bella durmiente o Coppelia.

En entrevista exclusiva, la directora del Ballet Nacional de Cuba se muestra alegre y abre su corazón para agradecer al pueblo yucateco tanto cariño y hospitalidad: “Me encanta venir a Mérida porque siempre me tratan bien. Quisiera venir más seguido, pero hay tantos compromisos…”

Ni por asomo su voz indica que tiene 93 años de vida. Y su entusiasmo, menos.

–Maestra, usted tiene 93 años de edad y sigue trabajando, viajando por el mundo, ¿cuál es su secreto para ser incansable?

Sin pensar responde y da con sus palabras un Cabriole, como cuando las piernas extendidas, danzando, se baten en el aire : “Trabajar. Cuando el trabajo se convierte en la vida de uno da placer y esa sensación es única. Yo me siento necesaria en mi trabajo y creo que es lo mejor que me pudo pasar”.

–¿Qué convierte a una bailarina en un ser especial como usted?

–Creo que son los ojos con los que me mira la gente buena, siempre he pensado eso –explica Alicia Alonso, quien durante más de 40 años compartió el escenario con los grandes bailarines del mundo como Rudolf Nureyev, Igor Yushkevich y Cyril Atanassoff.

Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo reflexiona y agrega: “Soy como todos los seres humano dedicados absolutamente al trabajo. Creo que la entrega total, el amor por lo que haces te convierte en alguien especial. Ser bailarina y coreógrafa es lo mejor que me pudo pasar. Ahora, ya pasaron los años, pero todavía me siento útil en la vida”.

–Maestra, ¿le sigue gustando el poema que le dedicó Alejo Carpentier en el que la describe como una alondra, como un albatros, como un alción, esa ave fabulosa que anida cuando el mar está en calma?

Respira, toma aire, cambia la posición de sus manos y vuelve a sonreír, y sí, como un alción que anida en mar en calma, su semblante y sus palabras van de la viveza del Allegro y el Cabriole a un lento Adagio lleno de anoranza: “Sí, aún me gusta, porque Carpentier fue gran amigo mío; una persona muy respetada y muy conocedora de su oficio. Fue una persona firme y recta en su vida”

–Entonces ¿sigue siendo usted esa Alondra del poema?

–No sé cómo lo vea la gente, pero yo soy feliz –precisa.

–¿Cómo concibe Alicia Alonso el futuro del ballet en Cuba?

–El futuro de nuestro Ballet es muy grande. Estamos dando al mundo bailarines, no sólo en mujeres sino en hombres. Nos piden bailarines en otras compañías del mundo. Nuestros bailarines se nos van –explica con orgullo y revela que concibe el ballet como un arte que involucra a todos los cubanos, “porque usted sabe que el pueblo de Cuba es bailador”.

–Maestra, ¿qué sueño le falta por cumplir?

Y vuelve el Allegro, el Cabreole y el Grand jeté a hacer fiesta con sus palabras: “Vivir toda la vida”, responde con alegría y eleva las manos al cielo, logrando arrancar sonrisas de los presentes y de su compañero Pedro Simón, quien donará en las próximas semanas a los museos de Yucatán una serie de libros sobre la vida y obra de la Prima Ballerina Assoluta.

–Usted siempre dice que quisiera tener 200 años más. Sólo por curiosidad… ¿Qué haría con todos esos años?

Su voz se vuelva a cargar de alegría y jovialidad al indicar: “Hacer exactamente lo mismo. Ser útil en la vida de mi país y sobre todo gozar más vida. Quiero que el mundo viva y goce más la vida, que se dé cuenta que a pesar de los problemas cotidianos hay cosas hermosas y valiosas. Eso es importante para vivir”.

MUY AGRADECIDA CON MERIDA

Alicia Alonso, quien como bailarina y coreógrafa ha recibido múltiples premios en Mérida, México y el mundo, aprovecha la entrevista para agradecer al pueblo yucateco que hace cuatro años llenó el Teatro Armando Manzanero durante las dos funciones de “Coppelia”, como parte de los festejos del 30 aniversario del Otoño Cultural.

–Los bailarines del Ballet Nacional de Cuba y yo agradecemos ese cariño sincero. Me encanta venir a Mérida –concluye con sencillez y regala otra sonrisa que evoca esa Alondra que vuela en cielo nuevo, como la describe Carpentier en su poema.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 4 = 3