Cultura y Espectáculos, Internacional, Mérida, Nacional, Portada, Último momento, Yucatán

La cumbia de Los Angeles Azules seduce a los yucatecos

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Más de siete mil personas reunidas en el estadio Carlos Iturralde Rivero bailan al ritmo de los éxitos logrados en 42 años de trayectoria

Por Martha López Huan

Los Angeles Azules triunfan en Yucatán ante más de siete mil personas reunidas en el estadio Carlos Iturralde Rivero. (Martha López Huan)

Los Angeles Azules vuelven a triunfar en Yucatán: después de dos años de estar encerrados por la pandemia del coronavirus reúnen a más de siete mil yucatecos en el estadio Carlos Iturralde Rivero de Mérida.

Al ritmo de cumbia, los invitados mueven el cuerpo, como sacudiéndose el fantasma del Coronavirus, y se dejan seducir por el arte de los hermanos Mejía Avante, quienes en dos horas desgranan sus éxitos logrados en 42 años de trayectoria.

Antes de que inicie el multitudinario recital, Elías Mejía «El Doctor», bajista y cofundador, a quienes los reporteros llaman “El Maestro”, hizo un guiño y brindó una señal de “espérenme tantito, ya vamos a empezar…”

Y así fue, desde el enorme escenario surge la música de Los Angeles Azules, el grupo orgullosamente mexicano que nació en 1980 en Itztapalapa, al Sur de la Ciudad de México.

Mientras los 14 músicos y vocalistas se acomodan en sus lugares, el acordeón, guitarra, teclados, bajo, percusión, batería y trompeta cobran vida y logran que decenas de personas se levanten de las gradas y se muevan con toda la sabrosura de la cumbia mexicana.

Al ritmo de Cómo te voy a olvidar, El listón de tu pelo, Cumbia a la gente, Nunca es suficiente, Mis sentimientos, Amor a primera vista y otras complacencias, Jorge interactuaba con el público, como doña Rosa María Chacón Galaviz de 73 años de edad, a quien puso el título “La admiradora número uno de Los Angeles Azules”.

Doña Rosa María Chacón, de 73 años, fue nombrabada como la admiradora número uno de Los Angeles Azules, por el mismo Elías Mejía Avante ante más de siete mil almas. (Martha López Huan)

“Aunque no puede bailar, sentadita disfrute nuestra la música”, dijo Elías, mientras atrás, el creador y arreglista de las hermosas las canciones, Jorge Mejía Avante, daba su aprobación con una cautivadora sonrisa.

Era el mejor regalo de 10 de mayo que una madre podría tener.

Desde su asiento en primera fila, doña Rosa María Chacón disfrutaba el concierto de Los Angeles Azules en Mérida, un evento de calidad, como todos los espectáculos que ofrecen los empresarios Gilberto Andrade y Humberto Rodríguez en la Península de Yucatán.

El mismo Gilberto Andrade iba de un lugar a otro supervisando que todo sea de acuerdo con los protocolos de salud vigentes en Yucatán, aunque la entidad está en semáforo epidemiológico verde.

Mientras, sobre el escenario, destacaba el arte de otro de los hermanos Mejía Avante: Alfredo, quien demostró el poder del acordeón y teclados en la cumbia mexicana.

Demostró que “Desde Iztapalapa para el mundo” se ofrece calidad musical con los fundadores del grupo y los nuevos vocalistas, sangre fresca que engrana perfectamente con el público de tres generaciones.

Calidad, sólo calidad hubo en el estadio Carlos Iturralde Rivero de Mérida, como en cualquier escenario que pisan Los Angeles Azules en Estados Unidos y Latinoamérica.

En Mérida no necesitaron la presencia de Ximena Sariñana (Mis sentimientos), Natalia Lafourcade (Nunca es suficiente), Belinda, Horacio Palencia y Lalo Ebratt (Amor a primera vista), Guaynaa (Cumbia a la gente), Vicentico (Juventud) o Nicki Nicole (Otra noche), ya que con el simple acorde de las canciones con las que grabaron los duetos llegó la trascendencia, la trayectoria, el dulce sabor del éxito.

El final fue espectacular con el famoso Cómo te voy a olvidar, pero fue de ensueño para doña Rosa María, a quien Elías le obsequió una enorme toalla blanca, como agradecimiento por la admiración y cariño.

Sus hijas y nietas eran las más felices, porque Los Angeles Azules, su grupo favorito, complació en todo momento al eje de la familia, en vísperas del 10 de mayo.

Doña Rosa María Chacón y sus familiares felices presumiendo la toalla que le obsequió Elías Mejía Avante ante más de siete mil perosnas. Debajo, diversos aspectos del concierto de Los Angeles Azules en Mérida. (Martha López Huan)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − = 12