Deportes

Junior Granados vuelve al gimnasio dispuesto a seguir su proyección internacional

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

El púgil de Max Boxing, Junior Granados regresó ya a los entrenamientos dispuesto a seguir escalando posiciones en el ranking internacional y buscando ingresar este mismo año a las clasificaciones mundiales de la división mosca en la que buscará proseguir su trayectoria en el pugilismo profesional.
Tras hacer su primer entrenamiento acompañado de su manejador Juan Ramón «Cotorrita» Rodríguez, y en buena forma, ya repuesto más que de su pelea con el filipino Aston Palicte, de la preparación qur tuvo para ese combate, Granados dijo que el triunfo con el asiático ha sido su máximo logro en el pugilismo.
20160330_152604_opt
Fue una pelea muy dura, Palicte (20-1 con 17 kos) es un boxeador de estatura internacional y ante él reiteré, como lo hice el año pasado en Irlanda ante Jamie Conlan (en peso mosca), que también lo soy.
La diferencia, estableció, es que ahora di muchas ventajas peleando en súpermosca y con un rival como Palicte que un día después del pesaje superaba y por mucho esa división en tonelaje.
Afortunadamente le gané y me demostré una vez más que sí puedo, que soy un competidor y quiero seguir siéndolo, pero en mi verdadero peso que es el mosca (50.802 kilos y 51.300 en peleas que no son de título).
Sobre la pelea con Palicte del 12 de marzo pasado en el Polifórum Zamná de esta ciudad, donde lo derrotó por decisión dividida en 10 vueltas en la semifinal de la función en la que su compañero de cuadra, Miguel Berchelt se coronó campeeón mundial interino súperpluma de la OMB al noquear el inglés George Jupp. Granados no ocultó que fue difícil y dura.
20160330_152533_opt
El problema, reconoció, es que Palicte estaba muy potente, sus golpes podrían parecer no tener mucha fuerza, pero me movían, pero lo bueno es que no me arredré, sabía que llevaba una gran preparación y por ello no temí lanzar golpes los tres minutos de cada round, ya que estaba seguro de que no me iba a cansar.
«Lo conecté varias veces y sentí que le llegaba fuerte, pero él no se sacudía de la misma forma y eso me convenció de que mi peso verdadero es el mosca».
Granados, quien dijo regresar al gimnasio con no más de 56 kilos, señaló también que está a la espera del llamado de su apoderado, Mario Abraham Xacur, para pelear cuando sea requerido apenas recupere su mejor forma, lo cuál estimó ocurrirá en unas semanas más.
Estaré listo, sea para pelear aquí de nuevo en Mérida o en la parte del mundo a donde me envíe el Lic. Mario Abraham, comentó el púgil de 23 años, quien tiene una marca de 14 triunfos, ocho de ellos por la vía rápida, con tres derrotas y un empate.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

21 + = 22