Yucatán

Juan Carnaval Progreso reparte herencia a todos

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

En su testamento no le faltó ninguno. Bromas hacia todo lo ocurrido durante los cinco días que duraron los festejos a Momo, hicieron reír a los presentes que se reunieron en los bajos del palacio municipal

PROGRESO.- Con la tradicional Lectura del Testamento y Quema de Juan Carnaval, se dieron por finalizados los festejos correspondientes al “Carnaval Espectacular 2016”.

Bromas hacia todo lo ocurrido durante los cinco días que duraron los festejos a Momo, hicieron reír a los presentes que se reunieron en los bajos del palacio municipal para dar el último adiós al representante de la alegría y la diversión.
El evento fue presidido por el ingeniero Enrique Ordaz Martínez y Carmen Villanueva Ávila, síndico y secretaria de la Comuna, respectivamente; así como también asistieron regidores y coordinadores del Ayuntamiento.

La marcha fúnebre inició en la Casa de la Cultura y luego partió hacia los bajos del Palacio Municipal, en medio del llanto de sus viudas y de sus hijos.
Posteriormente, el abogado interprerado por José López, hizo la lectura del testamento, acompañado del Payaso “Pepinito”, quienes hicieron entrega de los bienes heredados a los presentes.
Por último se hizo la quema de Juan Carnaval entre los aplausos y bajo la supervisión de elementos de Protección Civil.

El testamento que fue leído es el siguiente:

“El departamento de comunicación social de la Dirección de Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito, al mando de Mario Humberto Caamal Salas de Saidén, entregó el parte policiaco que decía lo siguiente:
Cuando los recientes trabajadores del departamento de servicios públicos municipales llevaban al cabo su labor al mando del siempre dispuesto super mega director Miguel Ganzo Figueroa, en el malecón internacional se encontraron con el cuerpo de un muerto difunto que presentaba algunas horas de haber entregado el equipo.

Nuestros elementos siempre respondiendo a la rapidez que caracteriza, llegaron horas después, debido a que primero pasaron con el coordinador de mercados Sergio Graniel, el bachiller (si no lo ponemos así se molesta el “maitro”), quien invitó a las tortas de lechón que asegura que están mejor que las de Yus Tan del síndico Enrique Ordaz.
Los empleados creyeron que había recalado otro delfín (pero no Quezada), pero al acercarse encontraron a un tipo de rodillas, sin pantalones, con la cara sumergida en la arena y con un rostro de felicidad, lo cual daba pistas de que su carnaval fue espectacular.

Más grande fue la sorpresa al enterarse que no era el director de juventud (que estuvo a punto de ser el coordinador de la casa del adulto mayor), Pedro Hoil Guemez, y luego de su respectiva bolseada… (cof, cof, cof) perdón, revisión y reconocimiento de identidad, en su bulto multicolor que guardaba aún la factura expedida por la tienda de mochilas de la directora de Cultura, María Eugenia Olsen; encontramos su IFE que indicaba que el ahora occiso se llamaba Juan Gaspar Manzanero Cortés de Blanco y Álvarez quien fuera popularmente conocido en el puerto como “Payo”.
También fue encontrada una memoria USB, al que luego de borrarle una sarta de fotos prohibidas, que por respeto al público no podemos decir de que trataban, pero presentaban imágenes íntimas entre los coordinadores de obras públicas y ecología, descubrimos un testamento que a la letra indica:

“Yo, Juan Gaspar Manzanero Cortés de Blanco y Álvarez, en pleno uso de mis facultades mentales y asistido por el jurídico del Ayuntamiento, Jesús Salas, tengo a bien redactar mi último deseo de entregar mi cuerpo al Señor… del tercer piso, y a mi queridísimo Dios Momo, quien con su mano embragadora… perdón embriagadora, se hizo honor a mi persona en este jolgorio espectacular y carnestolendo 2016.

A la reina del carnaval Avril Álvarez “Danna I” no le dejo nada, porque siempre fue accesible y risueña, pero a su familia, de parte del tesorero Panchito Cartzín, le dejamos una silla bien cómoda para que esperen el pago de todos los servicios de su rentadora al carnaval.

Al gobernador Jorge Aménica le dejo el número de una santera de profesión, para que le haga una limpia y se le vaya la mala suerte, porque luego se le rompe el carro alegórico, se le quema la camioneta, se apaga su planta del sonido, y le ponen de coreógrafo a Julio Solís.
De paso a su papá le dejo mi dotación de pasiflorine, mismo que puede pasar a buscar al DIF Municipal, si da la autorización su director, el pelochas Cabrera.

A los coreógrafos Julio, Adrián, Pool (o Pul, como le dijo el presentador colombiano del baile de fantasía y máscaras) les dejo un cronómetro para que no tarden una hora sus comparsas, o al menos que pongan almohadas en las sillas que luego las nalgas de uno quedan planas.
A la reina de la tercera edad “Marlene I” le dejo un carro alegórico acorde a su tema y su comparsa, para que luego no anden paseando con la figura de un hombre araña.

A los reyes infantiles “Adrián I” y “Dafne I” los invito a pasar al departamento de sicología de Melisa Pech, para que les den pláticas sobre el bullyng, pues a más de un cristiano le sorrajaron la cabeza con los dulces que lanzaban porque estaban bien divertidos haciendo ese tipo de maldades.
A los reyes especiales les dejo mi respeto y admiración por demostrarnos que no existen límites para alcanzar cualquier sueño.

A la reina gay “Lucrecia I” le dejamos al director de Protección Civil, para que la proteja de todo tipo de siniestros que pudiera ocurrir, sobre todo si un día de estos explotan sus “silicones” que se carga.

A la comparsa de la Reina de la Marina, Addy Velázquez; les dejo un camerino y un escenario para ellos solos, porque si no luego se chivean y no bailan en la noche de fantasía y máscaras.

A Fito Chulim, le dejo una cuenta nueva de Facebook para que dejen de decirle cosas por haber ganado el concurso de comparsas.
A la comparsa de Óscar Magaña, le dejamos la factura de casa Huacho Martín, por haberse llevado todas las matas de plástico para hacer sus trajes.

A la presidenta del comité del carnaval Isabel Hernández Tec, le dejo una caja de Dalay y unos boletos para que vaya a un templo budista para que maneje su ira y no le grite a los demás coordinadores.
También le dejo una lista de proveedores de carros alegóricos, porque los que trajeron esta vez no tenían ni cola de gato, estaban bien “perex”, luego los de obras públicas, encabezados por Fernando Martínez Estada, hay tienen que reciclar por cuarto año consecutivo las figuras de las sirenas y los pulpos.

Al director de protocolo, Gaspar Manzanero Ku, le dejo una cita con el párroco Francisco Domínguez Mukul, para que lo exorcicen y le saquen al espíritu de Momo y vuelva a ser el chaparrón de oro de la Comuna, porque era tal su entusiasmo por el Carnaval hasta los ensayos de los reyes iba a zochear. Estuvo a segundos de ponerse una corona, plumas y lentejuelas y meterse a las comparsas si no fuera porque sus compañeros tuvieron que sostenerlo con fuerza, a fin de evitar que emulara los sensuales pasos del Gobernador.
Al director de protección civil José Luis Manzano Marín le dejo un localizador gps, para que le muestre a su personal por donde van a pasar los carros alegóricos.

Al coordinador de ecología el “Capitán Planeta” Arturo Quezada Pech le dejo otro delfín muerto (pero no a su tío), para que se entretenga y haga como que la virgen le habla cuando hay que limpiar el malecón.
A Alejandro “No contesto” Valencia, le dejo una dotación de papel higiénico y una crema para el “shoy” de sus ojos, de tanta cosas que vio debido a que lo pusieron a atender los baños del malecón. Ahí terminó el glamour del secretario del alcalde.

A la directora de turismo, Cintia Sosa le dejo unos tenis para continúe corriendo de un lado a otro del derrotero.
A la coordinadora de fiscalización (nombre “fancy” de espectáculos), Angélica Villanueva, le dejo un pito para que se vuelva réferi entre el pleito de las cerveceras.

Al coordinador de comunicación social Daniel Fuentes Sagundo, ¿O era Maribel Uicab? le dejo el número de un fotógrafo para que trabaje con el porque luego salen más chuecas y oscuras sus fotos.

A las cervecerías les dejo una cena romántica al calor de las velas este 14 de febrero, y una noche de pasión en el Maracay para que se reconcilien por la guerra de posiciones por el malecón, y el próximo año dejen pasar a todos los carros alegóricos.

A José Cortes le dejo una enfermera particular para que ver si llega a los tres años de su administración, porque con tanta bilis que hizo con el Comité de Carnaval, estuvo a punto de colgar los tenis.

Ya habiendo repartido todos mis bienes, siento la muerte llegar, y esperanzadoramente pido que con los cahuiches no me vayan a velar, porque luego hasta el hueco me quiere cobrar y el Ayuntamiento no lo quiere pagar.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 1