Cultura y Espectáculos, Internacional, Mérida, Nacional, Portada, Religión, Yucatán

“Irradiarás el dulce perfume de Cristo”

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Emotiva Ordenación Episcopal de monseñor Fermín Emilio Sosa Rodríguez en Izamal: “recibes la misión de Nuncio Apostólico que conlleva un modo particular de servir, porque representas al Papa y a la Iglesia”

Por Martha López Huan 

“Recibes la misión de Nuncio Apostólico que conlleva un modo particular de servir, porque representas al Papa y a la Iglesia”, dijo el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, durante emotiva ceremonia en el atrio del Santuario de Nuestra Señora de Izamal. (Cortesía)

Querido Monseñor Fermín, tú iluminarás las mentes y fortalecerás a los débiles, con tu misión irradiarás el dulce perfume de Cristo, el deseo de conocerlo y encontrarlo y podrás verdaderamente conducir las almas a Dios y servir a la iglesia, dijo el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, durante la Ordenación Episcopal a monseñor Fermín Emilio Sosa Rodríguez.

Ante decenas de fieles, familiares y personal de la Arquidiócesis de Yucatán, que encabeza el V Arzobispo, monseñor Gustavo Rodríguez Vega, y ante la imagen de la Virgen de Izamal señaló: “recibes la misión de Nuncio Apostólico que conlleva un modo particular de servir, porque representas al Papa y a la Iglesia”.

En su mensaje de Ordenación Episcopal, el cardenal pidió al Nuncio Apostólico de Papúa Nueva Guinea, de origen yucateco “transparentar con tu vida y tus palabras que Cristo es la fuente de todo esperanza y el origen del que deriva el pensamiento y la acción de la Iglesia”.

“Estás llamado a prestar tus servicios en Papúa Nueva Guinea, donde el 30% de la población es católica. Ese país, situado entre Asia y Oceanía que posee abundantes recursos, necesita una importante colaboración entre los poderes civiles y las comunidades religiosas para un desarrollo integral”, comentó en la ceremonia realizada en el atrio del Convento de San Antonio de Padua y ante el Santuario de Nuestra Señora de Izamal, donde hace 28 años (el 11 de agosto de 1993), San Juan Pablo II se reunió con los pueblos originarios de América.

El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, cumplió su promesa: acudió a la investidura del yucateco monseñor Fermín Emilio Sosa Rodríguez, Nuncio Apostólico de Papúa Nueva Guinea, Oceanía., a compañado de su esposa. (Cortesía)

Para que se transforme el corazón del hombre, dijo que “el Nuncio se convierte en un emblema de fraternidad entre los pueblos como una prueba de que las diferencias históricas, las angustias culturales y religiosas no impiden la construcción de una armonía superior que ponga la paz y el bien del Espíritu Santo”.

“Que este Ordenación Episcopal, querido Monseñor Fermín, haga florecer el pueblo santo de Dios, que es la Iglesia”, aseveró ante el Nuncio Apostólico de Papúa Nueva Guinea.

También se dirigió a los mexicanos “que conocen el milagro de la Virgen de Guadalupe, que desde su aparición en el Tepeyac hizo posible que el pueblo de las Américas se abriera más fácilmente a Cristo”.

“A partir de sus culturas y tradiciones formaron un pueblo de creyentes que puso el Evangelio como un gran camino de salvación y misericordia. Sin duda, la aparición de María de Guadalupe en México es un hecho milagroso”, aseguró.

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 6 = 3