Cultura y Espectáculos, Mérida, Portada, Sociales, Yucatán

Dos divos seducen en el Centro Cultural Tapanco

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

El actor y productor Wílbert Piña logra una mancuerna peculiar con el pianista Iván Niquete y triunfan ante el público yucateco  por el formato innovador

Por Alicia OyoquiçAl piano el maestro Iván Niquete, quien presenta al actor y productor Wílbert Piña. (Alicia Oyoqui).

Una noche íntima y romántica se vivió  en el Centro Cultural Tapanco el 4 de junio pasado, donde se ofreció el concierto “Piña al estilo Niquete”.

A las 20 horas, con una entrada espectacular, el pianista Iván Niquete inició con el tema “Tango Niebla del Riachuelo” (de Juan Carlos Cován y letra de Enrique Cadícamo).

El músico presentó a Wilbert Piña, quien inmediatamente rompió el hielo con el público gracias a su enorme sonrisa y ocurrencias que puso de buen humor a todos en el Centro Cultural Tapanco.

El actor, productor y director de teatro pidió la participación del público: “se vale cantar, aplaudir, hacer coro, reír y bailar” y comenzó con la interpretación de “La media vuelta” de José Alfredo Jiménez.

Iván y Wílbert siguieron con “No soy el aire” de Miguel Luna, “El Rey” de “José Alfredo Jiménez”, “Te vi venir” de Leonel García, “Lágrimas negras” de Miguel Matamoros y  concluyeron con una canción que interpreta El Príncipe de la Canción, José José: “Ya lo pasado, pasado”.

Sin embargo, el público pide más interpretaciones y son complacidos con una canción de Agustín Lara: “Noches de Ronda”.

Todas las canciones fueron interpretadas de manera diferente, ya que Wílbert Piña e Iván Niquete pusieron su toque personal, al estilo blues, jazz y bossa nova.

Comentaron que durante dos años planearon el concierto y lo ensayaron durante un mes, “para que todo saliera a la perfección”.

El espectáculo fue íntimo y diferente, ya que el actor y el pianista fusionaron estilos para brindar un viaje musical que fue desde Astor Plazzolla, hasta José Alfredo Jiménez.

Todo estuvo aderezado con mucha teatralidad y un toque de humor, fue un concierto muy personal que por su formato buscó la interacción del público.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *