Cultura y Espectáculos, Internacional, Nacional, Portada, Religión, Último momento

Descubre el INAH huellas del pasado en esculturas religiosas

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Los papeles, con más de dos siglos de antigüedad, revelan cuándo se crearon las esculturas de Jesús Crucificado y San Francisco

ESPECIAL/Contacto Noticas

Listado de nombres. Foto ENCRyM-INAH
Papeles hallados en el interior de la cabeza de Cristo en los que consta que la escultura fue hecha en 1776 y modificada en 1905. (Foto: ENCRyM del INAH)

Las esculturas de madera de Jesús Crucificado y San Francisco, procedentes de dos comunidades del Estado de México, guardaban en su interior documentos de más de dos siglos de antigüedad que revelan parte de su historia.

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron esas huellas del pasado durante los procesos de restauración que se realizan en ambas tallas.

La representación de Cristo forma parte del discurso iconográfico del retablo principal de una iglesia de Tenancingo, y tenía en el interior de la cabeza una botella de vidrio con papeles en los que consta que fue hecha en 1776 y modificada en 1905.

El Cristo se elaboró con madera de pino ayacahuite (1.70 m de alto por 1.40 m de ancho), tiene costillas y dientes que fueron hechos con hueso tallado, ojos de vidrio y pestañas de fibra natural.

La escultura de San Francisco, perteneciente a la comunidad de Juchitepec, data de la primera mitad del siglo XVII, según se determinó a partir de pedazos de papeles empleados para formar la cabeza, entre ellos una bula Papal.

El documento pontificio corresponde al primer cuarto del siglo XVII, de acuerdo con el sello del Papa Paulo V, que quedó expuesto entre los materiales que forman la estructura de la cabeza del santo: papel amate y europeo, cuerdas, pasta de caña de maíz y madera de colorín.

El papel amate era un códice tributario que sirvió como recibo de los bienes entregados.

Especialistas del INAH y alumnos de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM). (Foto: INAH)

La intervención de las obras se realiza en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), con la participación de alumnos del cuarto semestre del Seminario Taller de Pintura Policromada, coordinado por la restauradora Fanny Unikel Santoncini.

La experta dijo que en sus más de dos décadas de trabajo, es la primera vez que encuentra una botella de vidrio dentro de una escultura policromada, “en otras ocasiones sólo se hallaron papeles”.

La escultura del Jesús Crucificado fue modificada en 1905 por Manuel Silva, según los documentos que se encontraron en su interior.

“Ese  personaje fue quien colocó la botella con una impresión de la Virgen Dolorosa, una oración y un texto que da fe de que en el pecho del Cristo halló dos papeles, uno con una oración, y otro con un listado de nombres que pudieron ser los cofrades que la mandaron tallar en 1776”.

Los documentos restaurados serán colocados nuevamente en la botella, y ésta dentro de la cabeza del Cristo, junto con un nuevo escrito en el que los integrantes del seminario taller refieren sobre la intervención realizada en la ENCRyM, en 2016.

El también llamado Cristo del Calvario presentaba deformaciones, grietas y pérdida de policromía, por lo que se trabajó de forma paralela en su proceso de fijado y en su limpieza.

La escultura de San Francisco (1.44 m de altura por 0.56 m de ancho) fue hecha a partir de la mezcla de distintas manufacturas: el cuerpo es una talla en madera y la cabeza —que estaba desprendida— tiene la técnica de escultura ligera.

La obra presentaba deterioros debido a la humedad y por una caída que le ocasionó daños en un brazo, la cabeza y la nariz, además de un repinte que afectaba toda la policromía.

–Los documentos encontrados al interior de la talla San Francisco también permanecerán dentro de ésta, porque forman parte de la estructura de su cabeza –indicó Fanny Unikel.

En el seminario también se restauró la escultura del Divino Preso, del siglo XVII (1.33 m de alto por 0.53 m de ancho), también de la comunidad de Juchitepec.

Es una representación poco frecuente de Jesús preso.

La iconografía de la talla se basa en las visiones místicas de sor María de Jesús de Ágreda (1602-1665), que describe a detalle las penurias que vivió el Mesías en el calabozo de Caifás.

Paula Mues, historiadora del arte y asesora del seminario, indicó que la visión de sor María se volvió común en la Nueva España, al grado que se realizaron muchos grabados en los que se presentaba a Jesús sangrante con las manos atrás y encadenado. Son escasas las esculturas que se conocen con estas características, de ahí la importancia de preservarla.

La talla en madera de pino, policromada, con hojas de oro y plata con corladuras y motivos florales de clavellinas, sufrió varios daños al estar en contacto con la humedad, los cuales ya son atendidos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *