Cultura y Espectáculos, Mérida, Portada, Religión, Yucatán

Con sus cánticos se acerca a Dios

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Don Teodoro Mukul Huchim toca desde hace 30 años la serafina, “un instrumento que deben conocer las nuevas generaciones”

 

Por Martha López Huan

Es necesario conservar nuestras tradiciones, como la serafina (armonio), para que las nuevas generaciones la disfruten y no sólo les den el valor de reliquia, manifestó el rezador Teodoro Mukul Huchim, mejor conocido en Dzoncauich como Tuly.

–Sí, es una reliquia, pero se debe usar más en las novenas, misas, rosarios y en oficios en honor a los fieles difuntos –agregó.

En entrevista exclusiva, al término de una novena de 15 misterios en honor a los fieles difuntos, don Tuly habló de sus 30 años de trayectoria como  rezador y cómo adquirió su serafina, “fue hace mucho tiempo, cuando ni siquiera había servicio de energía eléctrica en esta región”.

Serafina, un instrumento que te acerca a Dios
Don Tuly, originario de Dzoncauich, llena de sentimiento las novenas y rosarios en la Península de Yucatán. (Foto: Martha López Huan)

–Obtuve la serafina gracias a un sacerdote que llegó a Dzoncauich que me lo regaló y me enseñó a usar, fue en una época en la que yo era seminarista –precisó y habló de cómo el armonio se promovía entre los Obispos y Papas de su época juvenil.

Para Tuly, quien es famoso por sus rezos y servicios para los difuntos en la Península de Yucatán, la serafina es un instrumento que promueve los cánticos que te acercan a Dios.

–Los cánticos que provienen de la serafina son tan especiales, con su tono tan peculiar logra que las oraciones las escuche Dios –explicó y añadió que desde hace 30 años se dedica a rezar en los hogares, iglesias y cementerios de Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

–En todos esos años, ¿tiene usted algún recuerdo especial?

–Sí, cuando la entonces gobernadora Ivonne Ortega Pacheco se llevó ocho meses mi serafina a Valladolid, donde la repararon. Ella mandó a su gente a pedirme la serafina, me habían dicho que la reparación tardaría un año, pero sólo fueron ocho meses y el trabajo lo hizo un profesional de Valladolid –recordó orgulloso.

–Cuando usted le canta a los difuntos, ¿qué siente?

–Mira, la serafina es un instrumento que durante años se usaba en las iglesias porque como no había “corriente” nosotros pedaléabamos para cantar, así que creo que nos acerca a Dios porque ayudamos a elevar el alma del difunto al cielo –dijo y precisó que no sólo ofrece cánticos tristes, “también hay cosas alegres, sobre todo en las misas”.

Finalmente, reiteró que la serafina es una reliquia que deben conocer las nuevas generaciones, “por eso es necesario que los padres compartan este tipo de tradiciones”.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

(2) Comentarios

  1. yesenia castillo ku dice:

    Donde puedo localizar a este señor? X favor ayudenme con algún teléfono o direccion

    1. Martha Lòpez Huan dice:

      Lo puede localizar en Dzoncauich, Yucatán, ubicado al Oriente del Estado, don Tuly no usa celular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *