Internacional, Nacional, Portada, Progreso, Salud, Turismo, Yucatán

Colapsa economía de pescadores de Yucatán por marea roja

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

El oceanólogo Alejandro Souza Gómez, del Laboratorio de Procesos Costeros del Cinvestav hace un llamado a la población a no comer mariscos ni meterse al mar esta temporada

Por Martha López Huan

Don Roger Cetina Chan, quien tiene 49 años como pescador, pide ayuda al gobierno que encabeza Mauricio Vila Dosal ante el colapso que registra la actividad pesquera por la marea roja. (Martha López Huan)

Pescadores de Telchac Puerto, San Crisanto y Chabihau, ubicados al noreste de la costa yucateca, sufren un colapso financiero ante la llegada de la marea roja, que llegó justo con el levantamiento de la veda del pulpo.

“Nos esperanzamos con la llegada de la temporada de pulpo, porque es una especie que se vende muy bien, pero vimos el manchón rojo que empezó a acercarse a las playas y todo se acabó, ya no tenemos trabajo”, contó don Roger Cetina Chan, quien lleva 49 años pescando en puertos de Yucatán.

Acompañado de don Mario Wilberth Ramírez Chay, otro experto pescador de Telchac Puerto, hablaron del negro panorama que se avecina: “si no hay trabajo, no hay dinero para poner pan en la mesa”.

Al ver las diversas especies que recalaron, formando una alfombra de mantarrayas, anguilas, cazones, peces ángel, jaibas y otras exóticas que sólo se observan a muchos metros de profundidad u otras muy cotizadas, como langostas, agradecieron el apoyo que recibieron en los últimos días del Ejército Mexicano y la Guardia Nacional.

“Los soldados y las autoridades abrieron zanjas y recogieron miles de especies de mar para evitar la putrefacción y con eso enfermedades infecciosas, porque esto de hoy no es nada, ya se limpió la playa, pero siguen recalando animales muertos”, dijo don Roger.

Don Mario Wilberth Ramírez Chay, quien durante 60 años trabajó como pescador en Telchac Puerto, habló del negro panorama que se avecina: “si no hay trabajo, no hay dinero para poner pan en la mesa. (Martha López Huan)

La marea roja abarca, de la playa a mar abierto, unas siete brazas (11 kilómetros), “eso informó un grupo de biólogos que vino a Telchac Puerto para investigar el problema”.

El aguar del mar de Telchac está muy negra, es la misma situación que se registra en San Crisanto y Chabihau, ubicados en el noroeste de Yucatán, a 65 kilómetros de Mérida y a 30 de Progreso, donde el agua se encontraba transparente el domingo pasado.

Sin embargo, las autoridades de Progreso, el principal puerto de la entidad, anunciaron este martes la llegada de la marea roja ante el recale de decenas de especies marinas, principalmente de langostas, sorprendiendo a los visitantes.

RESULTADOS DEL CINVESTAV

Por su parte, el oceanólogo Alejandro Souza Gómez, del Laboratorio de Procesos Costeros del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), informó que las microalgas (fitoplancton) que causan la marea roja que azota los puertos de Yucatán son dos: la diatomea (Cylindrotheca closterium) y el dinoflagelado (Scrippsiella trochoidea).

El nombre correcto de la marea roja es “Florecimientos Algales Nocivos (FANs) y tienen un impacto negativo en las costas, ya que algunas veces el afloramiento de algas es muy grande y afecta a los organismos que viven en ellas”, explica el el oceanólogo Alejandro Souza Gómez, del Laboratorio de Procesos Costeros del Cinvestav. (Martha López Huan)

El nombre correcto de la marea roja es “Florecimientos Algales Nocivos (FANs) y tienen un impacto negativo en las costas, ya que algunas veces el afloramiento de algas es muy grande y afecta a los organismos que viven en ellas”.

“Si son tóxicas, las enferman por veneno y si no, se le pegan a las branquias y acaban ahogando a los animales”, explicó el ex catedrático de la Universidad de Liverpool.

El doctor en Filosofía Oceanografía Física por la Universidad de Gales, Bangor, consideró que la marea roja podría durar otras dos semanas en el Estado, “en lo que se dispersa la mancha o se termina el ciclo de vida de las algas”.

La mancha roja y obscura que se formó en Telchac Puerto, “por la forma de la corriente se va al Oeste, por eso pronto afectará a Progreso y quizá a Chelem”.

Recordó que la marea roja afectó al estado en 2001, 2008 y 2011 y dio esperanza a los pescadores afectados: “las algas se van a morir en los próximos días, quizá en una semana más”.

Sobre la diferencia entre el florecimiento de algas registrado en 2011 a este 2022, Souza Gómez explicó que esta vez es leve, “la anterior fue muy fuerte y grande, porque fue de origen del océano y traía un dinoflagelado venenoso que transitó por toda la costa”.

El oceanólogo recomendó a la sociedad yucateca no consumir productos del mar en estos momentos de marea roja, “porque los peces, pulpos, jaibas y langostas podrían estar envenados o quizá enfermos”.

Además pidió que “por ningún motivo se metan al mar, hay tanto animal muerto que podrían contraer alguna infección”.

Alfombra de peces, cangrejos, caballitos de mar y langostas muertas veían los visitantes en Telchac, Chabihau y San Crisanto. (Martha López Huan)
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 64 = 68