Cultura y Espectáculos, Nacional, Portada, Yucatán

Cautivos por el Equinoccio de Otoño

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Unos 5,894 turistas nacionales e internacionales disfrutan la visita tenue y fugaz de Kukulcán en el Castillo de Chichén Itzá

Por Martha López Huan

las-nubes-grises-no-impidieron-que-kukulcan-se-acercara-al-castillo-de-chichen-itza-para-dar-la-bienvenida-al-otono-foto-dommy-koh
Las nubes grises y la lluvia no impidieron la llegada de Kukulcán en el Castillo de Chichén Itzá, fue igual que en marzo pasado: su presencia fue fugaz y tímida. (Foto Dommy Koh)

La Serpiente Emplumada llegó con timidez al Castillo de Chichén Itzá, donde apareció en forma fugaz y tenue para marcar el inicio del Equinoccio de Otoño, cuyo paso marcado por el juego de luz y sombra dejó cautivos a los 5,894 visitantes que se dieron cita en la zona arqueológica.

Los dioses de la lluvia (Chaac) y Kim (Sol) parecían jugar con los turistas, que al final se maravillaron con el fenómeno arqueo-astronómico de Otoño.

–Es un acontecimiento importante para la vida socioeconómica, religiosa y científica de los mayas –informó en la víspera el astrónomo yucateco Eddie Ariel Salazar Gamboa.

Entrevistado durante la entrega del reconocimiento por la elaboración del libro “La interpolación de Newton y su derivación numérica”, en coautoría de Mauricio Soberanes Mena, comentó que esos sucesos se observan en edificios alienados al Sol, los cuales marcan el principio de los Equinoccios (de Primavera y Otoño), de los Solsticios (de Verano e Invierno) y el Sol en el Cenit.

Explicó que por ser año bisiesto, el Otoño 2016 inicia el 21 de septiembre, a las 9:21 horas, “cuando la Tierra esté totalmente vertical, y por ende, el Sol está justamente en el Oriente”.

El catedrático Salazar Gamboa, dijo que en diversas ciudades mayas “hay un edificio que fue construido de manera intencional como reloj o calendario solar para determinar la fecha del año”.

Como ejemplo habló del descenso de Kukulcán en el Castillo de Chichén Itzá donde se formaron los siete triángulos de luz, a pesar de la lluvia y el mal tiempo, “típico de estas fechas consideradas en la temporada de huracanes”.

Comentó que el Equinoccio de Otoño se pudo observar en el Templo de las Siete Muñecas de Dzibilchaltún, en el Arco Falso del Grupo Ah Canul de Oxkintok, en el Observatorio de Acanceh, en Uxmal y San Antonio Chel.

Finalmente, el académico del Instituto Tecnológico de Mérida aclaró que Equinoccio significa “igualdad del día y la noche”, pero sólo ocurre en las naciones aledañas al Ecuador Terrestre.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *