Cultura y Espectáculos, Nacional, Portada, Último momento, Yucatán
Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Crean el Gran Acuífero Maya

El INAH emprende el registro digital de los cenotes de la Península de Yucatán.- El proyecto comenzará en Bacalar, Chumpón, Carrillo Puerto, José María Morelos, Muyil y Tinum

Por Martha López Huan 

01 (1)
El Gran Acuífero Maya comenzará en Bacalar (en cuya laguna existen cenotes), Chumpón, Carrillo Puerto, José María Morelos, Muyil y Tinum- (Foto INAH)

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realiza desde el 2000, a través de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS), diversas investigaciones en los cenotes de la Península de Yucatán.

–Ahora, apoya un proyecto de largo aliento para hacer un registro digital detallado de los cenotes que se denomina el Gran Acuífero Maya –informó el arqueólogo subacuático Guillermo de Anda Alanís, responsable del proyecto.

Los trabajos del Gran Acuífero Maya comenzaron este mes, con la colaboración de un grupo de arqueólogos, biólogos, geólogos e innovadores tecnológicos, como Corey Jaskolski.

Iniciaron formalmente las tareas, bajo una importante iniciativa que suma los esfuerzos del INAH, la National Geographic Society, la Universidad Tecnológica de la Riviera Maya y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Guillermo de Anda, quien en 2012 recibió el nombramiento anual de la National Geographic como Explorador Emergente, explicó que el “censo” generará vídeos inmersivos de espacios.

–Dentro de la cosmovisión de los mayas, antiguos y presentes, los cenotes son un umbral sagrado que posibilita la comunicación de un plano cósmico a otro –añadió.

Para comenzar a integrar el gran rompecabezas acuífero que se distribuye en los 145 mil km² que abarca la Península de Yucatán, los especialistas trazaron una primera ruta que empieza desde el sur, en la frontera con Belice, y que abarca 10 zonas quintanarroenses: Bacalar (en cuya laguna existen cenotes), Chumpón, Carrillo Puerto, José María Morelos, Muyil y Tinum.

En ese proyecto se empleará un programa computacional capaz de procesar miles de imágenes fotográficas que se capturan desde varios ángulos a fin de crear modelos en tercera dimensión (3D) tanto de los materiales como de los contextos que los contienen.

El programa fue creado por el ingeniero de la National Geographic Society, Corey Jaskolski, y fue empleado con buenos resultados en 2013 en el Proyecto Arqueológico Subacuático Hoyo Negro, Tulum, Quintana Roo, que lleva a cabo la SAS desde 2011.

El programa resulta ideal para trabajar en sitios como cenotes y cuevas inundadas, ya que no se alteran esos frágiles ambientes ni los materiales culturales que se encuentran en algunos de ellos.

–El software traduce la información en puntos digitales. Por ejemplo, de un cráneo humano que forma parte de una ofrenda hallada en el cenote Holtún de Chichén Itzá se obtuvieron más de 10 millones de puntos, una definición que permite observar detalles imperceptibles bajo el agua, como la deformación intencional y las lesiones y porosidades del hueso –señaló De Anda.

Al igual que lo hicieron con la calavera de este hombre que por sus características morfológicas no es de origen maya, los expertos que también coordinan el Proyecto Culto al Cenote han impreso en tercera dimensión una pieza de cerámica hallada en el mismo cenote de Holtún.

05
El INAH crea un «censo» de cenotes en la Península de Yucatán. (INAH)

Para el arqueólogo subacuático  , responsable del proyecto el Gran Acuífero Maya, la captura digital de estos elementos tiene un alto potencial didáctico y de difusión.

La zona maya de Chumpón-Carrillo Puerto-Chan Santa Cruz representa un reducto muy importante en términos culturales, porque ahí se libró la Guerra de Castas y aún hoy existe una guardia que custodia la Cruz Parlante.

Gran parte de los trabajos de reconocimiento del sistema de cenotes de la Península de Yucatán se ha concentrado en la zona de Tulum, Quintana Roo, “una de las más importantes para la arqueología en América”, porque ahí (incluido el sitio Hoyo Negro) se ha localizado una decena de esqueletos de hombres tempranos y una importante cantidad de fauna extinta del periodo Pleistoceno: gonfoterios, mamuts, perezosos gigantes, tigres dientes de sable y osos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

23 + = 29