Mérida

2,500 familias beneficiadas con el programa Unidos para Compartir

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Con la inauguración de una nueva mesa de víveres en el domicilio particular de la señora Paulita Rosado Cohuo del fraccionamiento Tixcacal-Opichén, la regidora Brenda Ruz Durán completó este fin de semana 16 centros de ayuda de su programa Unidos para Compartir.

La edil, presidenta de la Comisión de Educación del Ayuntamiento de Mérida, explicó que por medio de este programa, creado a raíz de la pandemia, se abren centros ciudadanos en predios particulares de diversas colonias. Cada semana se instala la mesa de ayuda en cada domicilio.

La anfitriona de cada sede se encarga de invitar a sus vecinos, especialmente a los que están pasando apuros, y la maestra Ruz Durán dona los víveres para que los ciudadanos puedan acudir y llevarse lo que necesiten en calidad de donativo. A los vecinos que pueden, la regidora les invita a donar, ya sea víveres, ropa o medicinas.

—Quien lo necesite puede venir y tomar lo que considere —explica la regidora, también integrante de la Comisión de Grupos Vulnerables—. Todos sabemos que éstos son momentos de generosidad, de solidaridad.

—Si ustedes conocen a familias que perdieron sus empleos, no les pagaron sus salarios o están pasando necesidades, inviténlos a venir y tomar lo que necesiten —solicita.

—Y si alguno puede donar ropa, alimentos, leche, medicinas… es bienvenido. Se trata de que si tenemos un poquito y lo podemos donar, adelante. Si no, igual pueden venir y tomar lo que necesiten. Nosotros vamos a seguir apoyando y entre todos, unidos, vamos a seguir adelante.

SEIS COLONIAS Y FRACCIONAMIENTOS
Hasta ahora, ya hay 16 sedes del programa Unidos para Compartir en seis colonias y fraccionamientos: Juan Pablo II, Tixcacal-Opichén, Mulsay, Xoclán, Caucel, Cholul y Los Reyes. Cada mesa se instala una vez a la semana y en cada jornada se beneficia a 30 personas, es decir 30 familias. En promedio, los beneficios ya llegaron a unas 2,500 familias.

Desde hace unas semanas y ante la contingencia, se añadió una nueva mesa, ahora de comida. Una vez cada quince días, la profesora Brenda Ruz dona los alimentos, la anfitriona de la casa prepara la comida e invita a los beneficiados y las familias se llevan raciones de comida a sus casas, todo ello, con las debidas medidas de higiene sanitaria.

Ya se establecieron tres mesas de comida: en Mulsay, en Nueva Mulsay y en Xoclán, con 90 familias beneficiadas. Este fin de semana, la regidora y su anfitriona Angelita Yam sirvieron potaje de frijol a unas 30 familias de la Nueva Mulsay.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *