Urge que los padres asuman su responsabilidad

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

No se debe satanizar a los adolescentes después del caso Monterrey, al contrario, hay que crear conciencia para educarlos con principios y valores

Por Denis Sunza*

Denis Sunza, psicólogo del Hospital Agustín O´Horán, brinda tips para fomentar valores entre padres e hijos. (Cortesía)
El psicólogo Denis Sunza pide no tener armas en el hogar, “es más sano confiar en la Ley, para eso están nuestras autoridades”, asegura. (Foto: Cortesía)

Después de lo sucedido en Monterrey, donde un adolescente dispara a dos compañeros y su maestra, escuchamos varias opiniones sobre el suceso: que el chico de 15 años con problemas de salud mental tomó el arma en su casa, que la influencia de las redes sociales incita a la violencia o que se imita a otros países, como Estados Unidos.

También se señala la falta de programas gubernamentales como “Mochila Segura” que fue descontinuado porque violaba los derechos de los menores de edad, la necesidad de poner en marcha mejores medidas de seguridad y educar a familias que decidan comprar armas.

Quisiera dejar en claro que no es correcto portar armas, estoy contra el hecho de tenerlas en el hogar, es más sano para todos confiar en la ley y en nuestras autoridades, para eso están las instituciones encargadas de la seguridad pública en México.

Se habla tanto del adolescente como un generador de violencia que ha provocado pánico en la sociedad, porque tuvo la facilidad de tener un arma es sus manos, la frialdad para llevarla al colegio, sacarla en plena clase y disparar.

Satanizamos el suceso y ahora las autoridades actúan ante cualquier escenario parecido, pero hay que afrontar el tema desde sus raíces: los padres son los responsables de la educación de los adolescentes y deben asumir el hecho, debemos crear conciencia para no generar hijos violentos, sin principios ni valores.

Aquí brindamos unos puntos que se deben tomar en cuenta:

  1. Infórmate sobre el tema por medio de publicaciones o acude con expertos para a identificar y prevenir situaciones de violencia.
  2. Siempre debes comunicarte con tus hijos con respeto, sin gritos, ni ofensas, aceptar las diferencias y ser tolerante.
  3. Proporcionar normas claras, consensuadas entre los padres y las personas implicadas en la educación de los niños, relativas al funcionamiento social y la disciplina, lo que no se puede hacer y lo que es conveniente hacer.
  4. Proporcionar una adecuada socialización desde la infancia.
  5. Fomentar en los niños estrategias de autocontrol y autorregulación.
  6. Fomentar la educación, creencias y actitudes para una buena convivencia familiar y social.
  7. Comunicar cómo te gustaría que funcione la vida familiar por medio de acuerdos. Fortalece un espíritu de unión entre la familia
  8. Nunca permitas una cachetada, ni un simple tirón de brazo. No permitas la “normalización de la situación”.
  9. Si piensas diferente, encuentra una forma de decirlo firmemente, con respeto y con claridad.

No olvidemos que los niños aprendan por medio de premios y castigos.

El adolescente busca más la aceptación social y por eso, es vital que el joven tenga bien claro sus valores, como la sana convivencia, respeto, tolerancia y, sobre todo, el valor a la vida.

No permitamos la “naturalización” de la violencia, mejor vamos a crear un ambiente donde los niños y adolescentes crezcan con respeto hacia la sociedad.

*Denis Sunza es psicólogo del Hospital Agustín O´Horán.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Un comentario sobre “Urge que los padres asuman su responsabilidad

  • el enero 25, 2017 a las 5:28 pm
    Permalink

    A veces pensamos que lo que hacemos es lo correcto por que así es como agradamos a la gente … pero olvidamos que no se trata de una competencia entre padres para ver quién es mejor papá o quien le da lo mejor a los hijos, y con esto cometemos el peor de los errores creando con esto una falsa imagen en nuestros hijos… seamos conscientes que esto no es una competencia … es una bendición y obligación poder educar y formar a los niños para que sean personas de provecho en el futuro …

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *