“Sean imitadores de San Juan Diego”

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

 

El Pbro. Horacio Villanueva Rodríguez pide a los yucatecos hablar de ese prodigio Guadalupano y brindar apoyo a los antorchistas, “una estampa hermosa que no se ve igual en otros lados del país”

Por Martha López Huan

 

Jpeg                  Jpeg

Hay que vivir la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe con mucho amor aquí en Yucatán,  donde los antorchistas dejan a su paso una estampa hermosa, llena de color y fe; una devoción que no se ve igual en ningún otro estado del país, manifestó el Pbro. Horacio Villanueva Rodríguez.

 

Jpeg   Jpeg

–Apoyemos el paso de los antorchistas con palabras de aliento, con oraciones, motivándolos a cumplir sus metas –indicó al término de la misa que ofició en honor a la Virgen de Guadalupe en la Capilla del Hospital Agustín O´Horán, donde participó personal y usuarios del nosocomio.

El vicario de Nuestra Señora de Guadalupe, Reina de las Américas de Ciudad Industrial, pide a los yucatecos ser imitadores de San Juan Diego, quien hace 484 años recibió un gran regalo:  la aparición de la Virgen en el cerro del Tepeyac.

–Hay que hablar de ese prodigio admirable de amor de la Morenita del Tepeyac hacia Juan Diego;  hay que vivirlo para transmitirlo y tener grandes bendiciones; eso nos acerca a la Santísima Trinidad través de su hijo Jesús –aseveró.

Jpeg   Jpeg

 

El párroco señaló la importancia de amar a los más pobres y necesitados “porque así se identificó Jesús con la Virgen de Guadalupe, quien se acercó al indio Juan Diego, ahora santo. Con esa actitud valoramos y reconocemos la grandeza de su hijo”.

–Padre, ¿cómo podemos apoyar a los antorchistas?

–Dándoles cariño, con porras, con aliento, motivándolos a que haga su recorrido con amor y con el espíritu de unidad, ofreciendo el prodigio por sus familias para que se acerquen a Jesús –indicó.

Explicó que ser antorchistas es dar el ejemplo de Jesús por medio de María, “es un encuentro bonito que todos necesitamos, ya que sólo Jesús nos puede dar esa paz, amor y dulzura que necesitamos para vencer nuestros defectos”.

Finalmente, señaló que se debe orar para dar ejemplo y “dejar de ser Guadalupanos sólo de labios y recibir a Jesús en nuestro corazón”.

BENDICIONES Y ENTREGA DE ESCAPULARIOS

Después de la misa, el padre bendijo escapularios que fue obsequiando entre las enfermeras y personal administrativo del Hospital Agustín O´Horán.

Jpeg

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *