Logros de la Sinfónica de Yucatán

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Este 2015 nos consolidamos al pisar escenarios importantes de México, como Bellas Artes y la Sala Nezahualcóyotl, dice el director de la Orquesta, Juan Carlos Lomónaco

 

Por Martha López Huan

 

La Orquesta Sinfónica de Yucatán cierra el 2015 de forma impresionante, según su director Juan Carlos Lomónaco, ya que se consolida como una de las mejores de su tipo en México.

–Sin duda 2015 fue un año de grandes logros para la Orquesta, porque nos brindó la oportunidad de pisar grandes escenarios del país, como Bellas Artes y la Sala Nezahualcóyotl y, por consiguiente, mayor reconocimiento nacional –indicó.

En entrevista exclusiva para hablar de los conciertos ofrecidos en las dos temporadas del 2015, en la que incluyó la famosa opereta de “La viuda alegre”, el maestro Lomónaco reiteró que “los últimos dos años fueron realmente impresionantes”.

–En 2014, presentamos el primer disco y cumplimos 10 años, además estuvimos en el Festival Internacional Cervantino. Y en 2015, fue muy importante por la presencia de la OSY en los dos teatros más importantes de México: la Sala Nezahualcóyotl y el Palacio de Bellas Artes, en mayo pasado –detalló.

Recordó que uno de los conciertos más importantes fue la interpretación de la ópera “La Boda de Fígaro”, de Mozart, y la presencia de solistas de alto nivel que cautivaron al público yucateco.

–Es importante decir que tuvimos en nuestros conciertos a una Leticia Moreno, un Óscar Bohórquez o un Alexei Volodin, porque son grandes músicos –indicó con entusiasmo.

LA SINFONICA CON LOS NIÑOS

Por otra parte, el maestro Lomónaco destacó que en el 2015 se concretó otro de sus propósitos: la cercanía con los niños, “porque tuvimos la presencia de varias escuelas a los ensayos generales de nuestros conciertos”.

–En todos los ensayos generales de las dos temporadas del 2015 invitamos a los alumnos de varias escuelas, a fin de promover el amor hacia la música clásica; hubo muchos niños que venían a los ensayos que organizamos a las 8:30 ó 11:30 horas –precisó.

Al principio acudían 50 niños y luego el número aumentó a 200 pequeños por ensayo.

Los conciertos para los niños fueron gratuitos y didácticos, “a fin de promover la cultura por la música clásica en los futuros espectadores de la Orquesta Sinfónica de Yucatán”.

El maestro Juan Carlos Lomónaco

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *