Levantemos al soldado caído

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

El reportero Ariel de Jesús Irigoyen Ayora necesita la ayuda del gremio periodístico de la Península: el IMSS le niega la salida digna al poner obstáculos para su pensión.- Llamado al delegado Jorge Méndez Vales y al periódico Tribuna

 

Por Martha López Huan

El reportero Ariel de Jesús Irigoyen Ayora, quien desde hace más de 20 años cubre la fuente política en Yucatán, hoy sufre injusticias que duelen al gremio periodístico: el Instituto Mexicano del Seguro Social no quiere pensionarlo, a pesar de que perdió la visibilidad del ojo derecho a causa del glaucoma, consecuencia de la diabetes.

Además, trascendió que el periódico Tribuna lo despidió abruptamente, sin la liquidación correspondiente al período de entrega y dedicación con la que se desempeñó en los últimos 14 años.

Hoy, a unos días de la conmemoración del Día de la Libertad de Expresión que en México se celebra cada 7 de junio, hacemos un llamado al delegado del IMSS, Jorge Méndez Vales, para brinde su apoyo al reportero que durante muchos años cubrió la fuente del Congreso y Palacio de Gobierno.

El llamado es extensivo a los directivos del periódico Tribuna para que brinden la adecuada liquidación al reportero que tiene una familia y que durante muchos años sacrificó en pos de las noticias.

Ese derecho es básico, fundamental para todo trabajador que camina bajo los rayos del Sol, para aquel a quien a veces sorprende el frío o la lluvia, para el que sacrifica sus horarios de comida o los festivales de sus hijos con tal de cumplir y tener a tiempo las notas periodísticas.

Hoy, es tiempo de levantar al soldado caído: unamos nuestras manos y alcemos nuestras voces para que se haga justicia, hoy es Ariel de Jesús Irigoyen Ayora, mañana puedes ser tú.

Este es un caso de violencia contra los periodistas, porque atentan contra su familia y su libertad de elegir.

No pensionar al reportero Ariel Irigoyen es como matarlo en vida, es como asesinarlo, igual que los muertos en Veracruz, Sinaloa y otras partes de México. No se necesita una pistola para callar a los periodistas en este país, el caso de Ariel es la muestra más palpable.

Hoy, le doy la mano al soldado caído, abrigada por  los Artículos VI y VII de la Carta Magna de México -que en 1951 y bajo el gobierno de Miguel Alemán Valdés-, que establecen el 7 de junio como Día de la Libertad de Expresión.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *