Histórica celebración para el Fuerte de San Diego

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

El 24 de abril de 1986 se convierte en el Museo Histórico de Acapulco “y sigue vivo, es un referente de vida e identidad para el puerto guerrerense”

 

Por Martha López Huan

 

????????????????????????????????????

El Fuerte de San Diego celebra 30 años de incorporarse a la red museística del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ya que el 24 de abril de 1986 se convierte en sede del Museo Histórico de Acapulco.

–Actualmente es un museo vivo –explica el directo del recinto, Víctor Hugo Jasso, quien asegura que es un referente de vida e identidad para la comunidad de Acapulco.

El museo está en perfectas condiciones, “es un ejemplo de arquitectura militar y funciona como centro polivalente que ofrece diversas actividades para el público que anualmente ronda los 122 mil visitantes”.

Hace 30 años, la antigua fortaleza del barrio Petaquillas se transformó en un museo para narrar el glorioso pasado de intercambio comercial entre México y Filipinas, en tanto que ahí se almacenaron las mercancías que transportó el legendario Galeón de Manila.

????????????????????????????????????

–El monumento, que data de 1778, es un espacio atendido por los propios trabajadores –manifestó el director, quien evoca que algunos llegaron a trabajar hace 35 años como veladores del edificio, “cuando sus bóvedas y galeras funcionaban como bodegas, continuaron la custodia del museo desde su inauguración y, actualmente, desempeñan diversas actividades, siempre con el mismo compromiso y entusiasmo”.

En palabras de los trabajadores, el Fuerte de San Diego les ha dado todo: empleo, desarrollo profesional, amigos y un profundo orgullo por laborar en un monumento de importante talla: es el único edificio colonial de Acapulco y ha sido testigo de todos los acontecimientos históricos de la bahía.

La infraestructura del recinto abarca un proyecto sustentable.

ft4

El agua se recolecta en la temporada de lluvias y sirve para el resto del año, la mayor parte de la energía eléctrica se obtiene mediante celdas solares, tiene conexión a internet y un sistema con cámaras de seguridad.

 

En 12 salas de exhibición permanente, el contenido del museo aborda la cronología histórica del puerto, desde los primeros pobladores, pasando por la actividad comercial de los navíos provenientes de Filipinas durante el virreinato, hasta la hazaña militar de Morelos en el movimiento de Independencia.

Todo eso, en medio de una narración sobre los diversos usos que ha tenido el inmueble a lo largo del tiempo.

Sala Capilla. Al fondo la Virgen de la Purisima Concepción. Foto Mauricio Marat. INAH

Usualmente, los visitantes extranjeros que arriban en crucero a la bahía, cubren un recorrido que inicia en la tienda INAH sobre la Costera Miguel Alemán, después cruzan por un puente para llegar a la Unidad de Servicios donde se ubica una sala de exposiciones temporales, y finalmente suben hacia el museo que desde diferentes puntos ofrece una magnífica panorámica del paisaje marítimo.

 

Los visitantes locales acostumbran asistir a las actividades culturales que en su mayoría son gratuitas: conferencias académicas, talleres, cursos, festivales y presentaciones artísticas.

–En Acapulco no existen espacios públicos diferentes a los centros comerciales o a las áreas turísticas, así que la zona donde se ubica el Fuerte de San Diego es ideal para eso –aseguró Víctor Hugo Jasso.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *