Cautiva el violín de Mykyta Klochkov en el Peón Contreras

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

El ucraniano nacionalizado mexicano une su talento al de la Orquesta Sinfónica de Yucatán en el programa cinco de la Temporada Septiembre-Diciembre.- Presentan también una obra de Tchaikovsky que se estrenó hace 123 años

Por Martha López Huan

img_0083
Directivos de la Sinfónica de Yucatán y el violinitsa invitado (d) dan a conocer detalles del programa cinco de la Temporada Septiembre-Diciembre. (Cortesía)

Mykyta Klochkov hace un alto en la Orquesta Sinfónica Nacional y llega a Yucatán para mostrar su sensibilidad, destreza y talento con la magna obra de Max Bruch: el Concierto para Violín No. 1, este viernes 28 y domingo 30 de octubre, como parte del V programa de la Temporada Septiembre-Diciembre de la OSY.

Los dulces sonidos del violín cautivaron al público yucateco que se dio cita en el Teatro José Peón Contreras y con aplausos reconoció el talento del músico nacido en Kiev, Ucrania, pero nacionalizado mexicano.

Con su arte, el solista invitado de la Orquesta Sinfónica de Yucatán rindió tributo a su gran maestro: su padre Alexandre Klochkov, el gran violinista que logró atrapar y conducir sus sueños y después de sus primeras enseñanzas lo condujo a la Escuela Superior “Lyssenko” (Kiev) y continuar con Eduardo Demeniuk, Alexander Panoff y Rosendo Monterrey.

Mykyta Klochkov, quien se presentó este viernes 28 de octubre de 2016 por primera vez ante el público yucateco, logró el éxito, igual que durante sus apariciones como solista con la Sinfónica Nacional, Orquesta de Cámara de Bellas Artes, Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico, Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes y otras más.

BRAHAMS Y TCHAIKOVSKY

El programa de la Orquesta Sinfónica de Yucatán incluyó la Obertura Trágica opus 81, de Johannes Brahms, quien la compuso en tres movimientos, en la forma sonata, con un contenido fogoso, rudo, que proyecta el temperamento nórdico.

Gracias a Brahmas, la Orquesta que dirige el maestro Juan Carlos Lomónaco brindó 13 minutos de delicia musical.

En la segunda parte del concierto, se evocó una de las obras de Piotr Ilich Tchaikovsky que se estrenó el 28 de octubre de 1893 y en las que se han tejido diversas historias sobre su contenido melancólico, pero de gran colorido orquestal: la Sexta Sinfonía “Patética”.

Fue la última sinfonía escrita por el compositor, estrenada hace 123 años, exactamente nueve días antes de su muerte.

Para algunos musicólogos, se trata de un preámbulo de su suicidio, su “réquiem”, para otros, es una composición de grandes dimensiones musicales como el resto de la obra del autor ruso.

Los boletos para el programa de este domingo 30, se pueden adquirir en la taquilla del Teatro José Peón Contreras o en el sitio web www.sinfonicadeyucatan.com.mx

img_0164
El violinista invitado revela que es su primera vez en Mérida. (Cortesía)
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *